El recuerdo: sesión de fotos del embarazo

Lo reconozco: yo soy mucho de hacer fotos. Soy la pesada que se queda atrás cada pocos metros porque quiere inmortalizar algo, por tonto que parezca. Maqueto e imprimo álbumes para tener las fotos físicamente, para revisarlas de vez en cuando y para enseñarlas (sólo si alguien lo pide, ¡que tampoco es que sea como Paty o Selma!). El motivo es sencillo: quiero recordarlo todo.

Y reconozco también una segunda cosa. Hasta ahora, durante este embarazo, no he sentido esa melancolía de pensar “Oh, ya no voy a volver a sentir las pataditas dentro, qué pena“. Ya os conté que estoy convencida de que esta gestación será la última y, aun así, no me ha llegado ese pensamiento de morriña. Sin embargo, es pensando en este post cuando siento una especie de pena, muy tenue. La sensación de que ahora ya, sí que sí, mi etapa como mujer gestante está tocando a su fin. Que ya no voy a poder usar más la carta de la embarazada y que, en breve, no albergaré más vida dentro de mí.

Necesito, por tanto, fijar en el recuerdo esta etapa, y de la manera más efectiva que se me ocurre: mediante fotografías. Además, he tenido la suerte de contar con el mismo fotógrafo para los dos embarazos, Javier del Junco, por lo que puedo comparar más fácilmente mi estado en uno y en otro embarazo, las sensaciones y la memoria asociada.

LA SESIÓN

Nota: Parte de las fotografías han sido recortadas para preservar la imagen del Dragón. Os puedo asegurar que las fotografías familiares (con Mr.B y el Dragón) y las que aparece el peque conmigo completas son maravillosas. Salvo excepciones, no es fácil hacer fotografías a un niño, ganarse su confianza y conseguir que haga más o menos lo que quieres que haga. De ahí que esté tan agradecida a este fotógrafo, quien también me acompañó en otro de los momentos más especiales de mi vida: mi boda con Mr.B.

[Actualización] Nota2: El fotógrafo Javier del Junco me propone, para aquellos a los que os interese haceros (o regalar a alguien) una sesión de fotos, un descuento del 20% si al contactar con él le facilitáis el código BebeAMordor.

El perfil

El embarazo del Dragón, a la izquierda. El del Tritón, a la derecha. Ambos de casi 8 meses (semana 34 de embarazo, traduciendo a personas que hablen “Embarazado“). Pocos cambios: el pelo, la ropa… quizás la seguridad y confianza que da haber pasado ya por esto. Ser algo más mayor. Ser madre.

Perfiles

El abrazo

De nuevo, el Dragón a la izquierda y el Tritón a la derecha. Mi tripa 2 años y medio después. La ausencia de una gomilla para el pelo que denota el cambio de look. Algún rastro de una operación por apendicitis. La experiencia en las manos de ambos. Saber lo que viene. Intentar estar preparados.

Manos

La diferencia

Porque nada es lo mismo desde que un hijo llega a tu vida. Porque el segundo embarazo no puede ser igual que el primero. Porque ahora ni tiempo tengo para Síndrome del Nido. Pero sí, de momento, para mi Dragón. Que saluda a su hermano, que le llama por su nombre y le da las buenas noches espontáneamente.

Mano_de_Dragon

Porque nada es lo mismo…

Mi pequeño, que ahora comparte con él sus juguetes, incluso sus favoritos, porque piensa que son los que más puede desear su hermanito.

Stormtrooper

Porque ya piensa en él…

Mi niño, mi hijo mayor, que aún no lo sabe… pero le querrá con locura.

Dedos_de_Dragon

…Y aún no lo sabe.

Anuncios

26 comentarios en “El recuerdo: sesión de fotos del embarazo

    • Gracias! La verdad es que lo de las fotos ha sido insistencia mía y me alegro. En la puerta de la habitación del Dragón hay una foto de esa sesión en la que me pintaron su nombre en la tripa, con nuestras manos enmarcándola. Y, para el Tritón, lo mismo, pero con las manos del mayor también. Muy tierno 🙂
      No le queda nada… Ay, madre…

      Me gusta

  1. Me has dejado el cuerpo con una sensación de paz y amor súper reconfortante! Es cierto que las imágenes hablan por si solas, y los hacen gracias a vuestras manos y tu luz. Realmente precioso! Me encanta la “serenidad nerviosa” que transmites: la espera de Tritón sabiendo que todo será diferente pero genial. Gracias por compartirlo!

    Me gusta

  2. Pingback: El Dragón, ¡Súper Hermano Mayor! | Bebé a Mordor

  3. Pingback: Lo mejor y lo peor de nosotros | Bebé a Mordor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s