La promesa de los baobabs [Recuerdo viajero]

En agosto de 2013, estando embarazada de 5 meses del Dragón, recorrí Namibia, Botswana y Zimbabwe en un camión. El viaje tenía aspectos y condiciones algo duras, pero puedo asegurar que fue mucho más fácil de lo que esperaba dada mi condición. Quizás una de las cosas más difíciles fuera controlar mis volubles estados de ánimo, pero dado que de natural soy una persona bastante entusiasta, básicamente la dificultad consistió en intentar no llorar de emoción con todo.

Una de esas cosas emocionantes que a día de hoy regresa a mí como un #RecuerdoViajero es el día que toqué por primera vez un baobab. Lo interesante de los baobabs para mí reside en que es ese árbol fantástico que aparece en El Principito (que ya os conté que es mi libro favorito, del que tengo una colección personal) con tanto significado. Por eso, cuando nos dijeron que íbamos a parar en una zona donde podríamos llegar a tocar algunos baobabs, me emocioné profundamente.

Los baobabs son árboles centenarios, algunos incluso milenarios. Cuando son jóvenes son algo más espigados, pero al llegar a cierta edad empiezan a engordar (¡como todos, supongo!) y alcanzan esa forma tan característica y que los fans de El Principito tantas veces hemos visto.

Baobabs

LEYENDA

De los baobabs se cuentan dos cosas:

1) Eran árboles tan celosos de su propia belleza que los dioses les castigaron por su vanidad… ¡dándoles la vuelta! De ese modo, lo que vemos como ramas, en realidad deben ser las raíces de los antiguos baobabs. Mordorpedia se pregunta si a alguien le ha dado por investigar las raíces de los baobabs para comprobar que no son ramas con hojas…

2) Puede que esto fuera una leyenda falsa que nos contaran los guías, o puede que sea verdadera, pero se dice que, quien toca un baobab, vuelve a África. Y allí estaba yo, mirando ese árbol enorme, acordándome de El Principito, con mi Dragón en la tripa, con las lágrimas saltadas de emoción… Pensando: “Si vuelvo a África, vuelvo contigo, peque“.

Baobab_Juls

Anuncios

5 comentarios en “La promesa de los baobabs [Recuerdo viajero]

  1. Vaya, pues no sabía nada de los baobab, pero me has dado curiosidad, y he leído que el de mayor edad que se tiene registro es 4.000 años… ¿cómo es posible? ¿Puede haber árboles actualmente que naciesen a la vez que las primeras civilizaciones? Es una pasada :O

    Me gusta

  2. Pingback: Madre de Dragón. Madre de Tritón. ¿Madre de Conan? | Bebé a Mordor

  3. Hola, estoy embarazada de 2 meses y tengo un viaje planeado para Botswana y Namibia a finales de Julio, no sé si debería ir, no por cansancio sino por tema de Malaria, ¿Cuál es tu opinión?
    Mil gracias.

    Me gusta

    • Hola, Cristina. Lo primero, decirte que deberías ir al Centro Internacional de Vacunaciones para que te asesoraran de manera profesional. En segundo lugar, comentarte que yo fui a Namibia, Botswana y Zimbabwe estando embarazada de 5 meses (como veo que estarás tú) y el médico me dijo que iba bajo mi responsabilidad. No obstante, me informé al respecto y me tranquilizó el hecho de que allí es invierno y hay menos mosquitos en esa época. Es más, te puedo decir que creo que vi solo en un alojamiento que tenía una piscina. No me picó ninguno.
      Yo repetiría la experiencia.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s