Desastre del Hogar: Pifia en Cocina. Fracaso en Orden.

DESASTRE DEL HOGAR

Cuando digo que soy un desastre es que soy un desastre. Nunca he podido presumir de ser una buena ama de casa. No sé siquiera si en algún momento he encajado con la definición que pueda existir de “ama de casa“. Más que ser dueña y ama de mi hogar, soy esclava y sumisa del mismo: el desorden me domina. Y eso es malo. Quiero decir, yo entro en casa y nada más cruzar el umbral veo cajas, alguna prenda de ropa, juguetes y, probablemente, algún desubicado resto de comida despedido por alguno de los dos niños.

Tampoco he podido dármelas jamás de buena cocinera. Vamos, cualquiera que haya probado mis (escasos) platos se echaría a reír a carcajada limpia si lo hiciera. Y, es más, yo no me ofendería con tal carcajada. Siempre recordaré el mal rato que me hizo pasar Mr. B pidiéndome que le cocinara mi “especialidad” (pollo al curry) a mi hermano mayor, El Viajero. Estamos hablando de una persona que ha estado varios meses en repetidas ocasiones, entre otros sitios, en el sudeste asiático y que, además, cocina fenomenal. A ver si nos entendemos: el curry que yo preparo pone “curry” en el bote.

curry_limpiador

Desastre del Hogar

No es que me enorgullezca de ello, pero digamos que, al tener hijos, una gana puntos en Sabiduría (véanse las cartas de La Embarazada y La Madre Lactante que ya he ostentado) y se da cuenta de que hay cosas que son importantes y cosas que no, y de las limitaciones que cada cual tiene. Mi limitación principal es que soy un Desastre del Hogar, y ya desde el embarazo del Tritón me he hecho a la idea de que voy como pollo sin cabeza.

¿ES QUE NADIE VA A PENSAR EN LOS NIÑOS?

Pero ojo, que no estoy diciendo que ordenar y cocinar no sean cosas importantes. De hecho, creo que para criar bien a mis hijos ambas cosas deberían ser correctamente satisfechas. Y, aunque tengo mis limitaciones como Desastre del Hogar que soy, sí que sé por qué es tan importante la comida y el orden para los niños:

  • Mens sana in corpore sano. A estas alturas a nadie se le escapa que una buena alimentación redunda en un mayor bienestar físico y también psicológico. El cerebro también come (no literalmente, que esa imagen es un poco desagradable) y es él el principal responsable de que los niños se concentren, aprendan, se desarrollen y apliquen sus nuevos conocimientos.
  • Casa ordenada, mente ordenada. Yo entro en mi casa y empiezo a ponerme nerviosa. Y sé que a muchas más personas les pasa igual. Y, si tú estás estresado, le transmitirás parte de tu estado a tu prole. Eso es malo. Tener tu espacio vital ordenado reduce el estrés. Además, si los niños tienen todos sus juguetes en su sitio, los encuentran más fácilmente y juegan mejor, más concentrados y aprendiendo más con cada actividad, sin distraerse con los otros 300 juguetes que tienen en su habitación. (300 no es un número random, es que me gusta la peli… Aú, aú, aú).
  • Menos cosas, menos caos. El desorden es inevitable. Tienes hijos y ellos no tienen un control absoluto de sus acciones. Los niños son niños, y tienen que serlo. En el suelo va a haber juguetes, seguro. Como decía Mamá Adanyl en su Maternidad Imperfecta, no me creo esa maternidad impoluta de los medios y de algunas youtubers. Eso no existe. Y está bien asumirlo para poder sacudirte el sentimiento de culpabilidad. Pero hay algunas cosas que sí puedes hacer para evitar que tus hijos tiren cienes y cienes de juguetes por el suelo: no tener cienes y cienes de juguetes que tirar. No acumules. Ni para tu hijo ni para ti. Libera espacio.
desastretotal

¿Inevitable? desastre con niños

  • Los niños imitan. Si le dices a un niño que ordene su cuarto, te va a escuchar y va a aprender que eso que le has dicho es lo que se dice. Si tú ordenas tu cuarto, te va a ver y va a aprender que eso que has hecho es lo que se hace. Predicar con el ejemplo. De tal palo, tal astilla. A quien buen árbol se arrima… Bueno, ya paro.
  • Los niños quieren ayudar. Es un error pensar que los pequeños tienden a dejarlo todo por medio siempre. No es siempre… (sólo es la mayoría de las veces). Al principio, hay un cierto porcentaje de ocasiones en que les dices: “Voy a recoger el salón, ¿quieres ser mi ayudante?” o “Voy a cocinar, ¿quieres ser mi pinche?” y ellos contestan, felices, que sí. Luego ese porcentaje se va incrementando. A partir de cierta edad (2 años aproximadamente), los niños se van viendo mayores a sí mismos y van entendiendo no sólo que son autónomos sino que, además, pueden ayudarnos ellos a nosotros (si les da la vena, que suele ser que sí). Hay que hacerles partícipes de la vida en el hogar. En serio. Funciona.

ORDEN Y LIMPIEZA EN CASA

Hay que hacer un esfuerzo, ya ha quedado claro. Y por eso el pasado lunes empecé a tomar medidas. ¿Cómo lo hice? Pues prestando toda mi atención a los consejos de Alicia de Orden y Limpieza en Casa en un taller que preparó para Madresfera (por cierto, fenomenal el sitio, el Gigi Meet Me Bar, que nos dieron un desayuno de lujo que procesé y convertí in situ en comida para el Tritón). Ojito que esto es oro:

orden-y-limpieza-tips

Nuestro ordenado y limpio resumen del taller

Aunque en la foto podéis ver más o menos el listado del reto de los 21 días, la idea os la puedo resumir en menos pasos:

  • Comida. Alicia empezó diciendo que lo primero que hay que hacer para ordenar la casa es organizar los menús y las compras. Mi cocina improvisada, mi curry de bote y mi inhabilidad para los fogones protestaron enérgicamente. Gracias a los dioses, en mi caso, cuento con las magníficas habilidades de cocina del padre de mis criaturas.
  • Limpieza: Que dice Ali que la cocina se limpia en 8 minutos y el baño en 5. Y sólo con vinagre y/o bicarbonato. Y no le discutáis.
  • Orden: Bandejas, separadores, cajas (ella jura y perjura que no le patrocina “IKEO”). Para despensa, cajones, armarios. Todos organizados. Divide y vencerás. Ah, y nos habló del Doblado Vertical. Las presentes que lo habían probado coinciden en que cambia tu vida. Siendo así, habrá que aprenderse este vídeo:

  • #SinPiedad: Empieza a tirar cosas. Todo lo que no uses, tíralo. Si lo mantienes, úsalo. Aunque eso implique beber con la cristalería de bohemia y comer con la cubertería de plata. Se trata de no acumular. Lo que os comentaba antes: Menos cosas, menos caos.
  • Rutinas: En prevención, en adelante, precisamente para no acumular, no dejes que los objetos inútiles entren en tu casa. No entran. Se van. Caso práctico: Tira a la basura, conforme vas llegando a casa, los detalles de la boda de tu amiga si no te gustan y no los vas a usar. Así de radicales somos ahora.

Yo ya lo he dicho, yo no soy una ama de casa, soy un Desastre del Hogar, pero estoy viendo visos de cambio. Por lo pronto, hemos hecho un Excel para organizar las comidas (qué me gustan a mí los Excels, oyes…) y hoy he llenado una bolsa con ropa para donar. Alicia, si estás leyendo esto, que sepas que mañana por la mañana la llevo al contenedor. Lo prometo. Y si en 21 días mi casa no está como debería estar, te llamo para que me hagas una asesoría (que sé que las haces hasta por Skype).

Y a todos los demás, sinceraos conmigo, ¿sois más Amos de vuestras Casas o Desastres en el Hogar? ¿Vuestra casa necesita un #SinPiedad tanto como la mía?

¡SI OS HAGO “DE REÍR”, VOTADME!
¡SI ME QUERÉIS, VOTADME!
¡SI ME ODIÁIS PROFUNDAMENTE O ESTÁIS EN ESTA PÁGINA POR ERROR, VOTADME!

julsbitacoras

Anuncios

20 comentarios en “Desastre del Hogar: Pifia en Cocina. Fracaso en Orden.

  1. Que te voy a contar: mi principal problema es la cantidad de ropa que tengo! Pero de verdad, en cada cambio de temporada, me doy cuenta de que tengo un problema MUY serio. Y encima no me la pongo toda porque o no la veo o se me arruga porque tengo mucha. A mi Wallapop me está ayudando bastante a deshacerme de cosas, la verdad. Voy vaciando un poquito los armarios. Y lo del doblamiento vertical de verdad funciona?? No se arruga la ropa? Tendré que probarlo…
    Y esto es ya de muy frikis, pero otra cosa que estoy empezando a hacer es hacer fotos de la ropa que tengo: así me voy acordando, me invento combinaciones y no vuelvo a comprar la decimoquinta camiseta negra que creía que no tenía… Gracias por el post, de Desastre de Hogar a desastre de Hogar, a ver si ayuda a que mejoremos 😉

    Me gusta

    • jaja yo me he quedado con tan poca ropa que ya no necesito hacer el cambio de armario. Y todavía quiero tirar….la verdad es que el problema es que no encuentro nada nuevo que me guste, pero esta es otra historia. En fin, una cosa menos!
      La comida intentamos planificarla cada semana, no siempre lo conseguimos, a veces falta la fantasía para no hacer siempre lo mismo, pero hacerlo relaja mucho, ya no hay que pensar en “que hacer de comer” y la compra es mucha más fácil de hacer. Funciona. Además a Laia le encanta cocinar con nosotros y se siente muy orgullosa de los resultados 🙂
      Justo el finde pasado hemos comprado un armario bajo con cajones/cajas de estos de ikea para Laia, para el salón. Estoy de acuerdo con la filosofía Montessori en eso (tampoco hay que ser un genio pero bueno), es mucho más fácil jugar y aprender para un niño cuando sus cosas están en orden. Y nuestro salón, que ya es chico, parece un poco más bonito.
      Son todas cosas que al final te hacen ahorrar tiempo!
      El tema limpieza ya lo llevo peor jeje. Justo para poder vivir. nadie es perfecto 🙂

      Anda, que largo! Me he pasado!

      Me gusta

  2. Lo de la planificación de comidas en #elnido es algo que estamos implementando desde hace unos meses. Nosotros tenemos calendario de comidas en el frigorífico, y ahí vamos apuntando, incluso cuando vamos a salir a comer o cenar fuera.
    Y que te voy a contar: mi principal problema es la cantidad de ropa que tengo! Pero de verdad, en cada cambio de temporada, me doy cuenta de que tengo un problema MUY serio. Y encima no me la pongo toda porque o no la veo o se me arruga porque tengo mucha. A mi Wallapop me está ayudando bastante a deshacerme de cosas, la verdad. Voy vaciando un poquito los armarios. Y lo del doblamiento vertical de verdad funciona?? No se arruga la ropa? Tendré que probarlo…
    Y esto es ya de muy frikis, pero otra cosa que estoy empezando a hacer es sacarle fotos a la ropa que tengo: así me voy acordando, me invento combinaciones y no vuelvo a comprar la decimoquinta camiseta negra que creía que no tenía… Gracias por el post, de Desastre de Hogar a desastre de Hogar, a ver si ayuda a que mejoremos 😉

    Me gusta

  3. Me ha encantado sobre todo el punto del estrés. A mí me pasa igual, veo la casa desordenada y me genera un estrés y un agobio brutal, lo cual me lleva a ponerme de mala leche y por supuesto aunque intento reprimirla, acabo por hacerla extensible a mi alrededor.
    Habrá que ponerse las pilas con el tema del órden y la limpieza porque de verdad a veces pienso que en lo tocante a vikingo, tengo el síndrome de diógenes y todo lo suyo lo acumulo y soy incapaz de deshacerme de nada. ¡Me da tanta pena!
    Besos.

    Me gusta

  4. Bueno, he de reconocer que yo ya soy bastante ordenada y organizada, que no me gusta ver desorden y con los peques a veces me empieza el tic en el ojo, jajajajajja. Les he intentado enseñar que pueden sacar cosas siempre y cuando jueguen con ellas. Que ya no juegas, pues guardas y sacas otra… Les cuesta horrores. Suelo tirar muchísimas cosas y ahora me freno algo más porque mi marido sí es más “sentimental”, pero si x mí fuese… Pero, chica, o se es así o en los mini pisos en los que vivimos nos volvemos locos si acumulamos. A lo que tengo que volver es a organizar el menú (antes lo tenía pegado en la cocina y organizado, últimamente voy algo más a lo loco) y probaré lo de doblar en vertical… Alguna camiseta de los peques la guardo así, pero probaré a hacerlo todo… ¡Ah! Antes tb tenía toooodo el salón con la ropa secándose y, te imaginas el agobio… Así que hemos comprado una secadora y, oye, es otro mundo… Si tienes hueco o puedes ponerla encima de la lavadora te la recomiendo, en invierno es una “bendición” (y más teniendo peques). Un besote!

    Me gusta

  5. Yo soy otro desastre en cuanto al orden, me gusta acumular, aunque no soy consciente de ello, no lo puedo evitar…
    Voy a apuntarme al doblado vertical en el armario en cuanto cambie a la ropa de invierno, que calculo que será para marzo… pffff

    Me gusta

  6. Totalmente identificada… A mí lo que más me cuesta es la comida… Espero que por la fuerza en 2 meses cuando mi niña empiece a comer sólidos se me conecten las neuronas culinarias, porque si no voy por el camino del curry también!

    Me gusta

  7. Pingback: Un disfraz de Halloween improvisado | Bebé a Mordor

  8. Yo soy Desastre en el Hogar. Me cuesta mucho mantener el orden y los juegos me susurran al oído: “Juega, descansa, ya harás después las tareas.”
    Los fines de semana ya me puedo organizar mejor, pero son demasiado pocos:-)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s