De todos es sabido que uno de los momentos que encumbran al ser humano como progenitor y creador de vida es acudir a la función escolar de su hijo, grabarla entera, emocionarse como si tu niño fuera el próximo Fred Astaire y luego dar por saco a otros seres humanos para que corroboren que -efectivamente y sin lugar a dudas-, tu descendencia te va a sacar de pobre gracias a sus artes escénicas.

Ya he dejado claro en más de una ocasión, y no me avergüenza reconocerlo, que soy una mala madre de manual, miembro digno del Club de Malasmadres, y si tengo que decir que cuando mi hijo salió al escenario tardé un rato en reconocerlo, lo digo sin problemas. El tema del vídeo exactamente es el disfraz. Expectativas versus realidad. Tú, como progenitor, esperando ver a tu hijo y exclamar al momento: “¡Qué guapo está de oveja/muñeco de nieve/árbol de Navidad/pastorcillo!”. Y que aparezca y… bueno… Podéis ver el vídeo:

Una cosa sí os digo, y esto lo tengo que reconocer tal cual porque es absolutamente cierto. Ir a ver al Dragón actuar en su primera función me ha costado lo siguiente:

  • La correspondiente mala cara de mi jefe cuando se lo dije la semana pasada (aunque el día de la actuación estaba de buenas e incluso me habló de las de sus hijos).
  • 40 minutos en llegar desde el trabajo hasta el colegio.
  • 35 minutos en volver desde el colegio hasta el trabajo.
  • Un frío considerable esperando en la puerta del recinto de la actuación.
  • Estupefacción (no sé por qué, porque era obvio) al darme cuenta de que el acto en sí no duraba más de 5 minutos.

Sin embargo, a pesar de esos costes, volvería a hacerlo una y mil veces (nota mental: preguntarle a la Juls de dentro de 10 años si esto continúa siendo cierto), porque los beneficios han sido estos:

  • Emoción. Mucha emoción. Y orgullo. De verle ahí. Simplemente. Representando su papel (aunque siga sin tener claro de qué). Con sus amiguitos.
  • Estar allí, que no es poco. No perderme esa oportunidad. Poder verle con mis ojos. En directo. Cumpliendo la promesa que me hice hace 20 años de que yo estaría en las funciones de mis hijos.
  • Su cara al buscarnos… y su cara al encontrarnos. Esa sonrisa de absoluta y sincera felicidad. Esa mano saludándonos agitada y alegre. Porque estábamos ahí, sonriéndole también. ¡Estaba tan orgulloso de que le estuviéramos mirando! De que hubiéramos ido a su cole a verle. A disfrutar de lo que había preparado para nosotros. Para ellos. Para todos.

Esa carita… Esa carita ha merecido la pena todo. Ya me habéis visto en el vídeo. Estoy feliz. Una experiencia fantástica…

(Por cierto, confirmado: iba de perrito.)

¿Qué tal las funciones escolares de los vuestros? ¿Cómo las habéis vivido?

¡Vota este artículo!

Julia Iriarte (Juls)
Psicóloga, friki y madre de dos hijos, dirijo la web BaM! Ocio Alternativo Familiar, donde los juegos (de mesa, rol y videojuegos) forman parte de mi trabajo diario. Además, imparto formaciones y talleres a familias y docentes y soy psicóloga especialista en juego en Ludia Asesoras y en el estudio de diseño de juegos de rol y narrativos All the Little Lights. También soy socia fundadora de la Asociación Ludiversia, administradora en el grupo El Pequeño Rincón de los Juegos de Mesa y creadora y coordinadora de Efecto Lúdico, espacios donde compartir los múltiples beneficios de los juegos a nivel personal, pedagógico, motivacional y social.

1 COMENTARIO

  1. jejejeje es que están tan graciosooooos!! el mio hizo canciones de villancicos, cantatas lo llaman, incluso alguna en ingles ….oye y se lo sabe de principio a fin eh?? y solo fallo (en entonación) en REINDEER que dijo WINDOW jejejeje pero lo demas genialiiiiiisimo 😍😍😍

    ay pero habia que llorar!!? pues yo tambien me olvidé 😋

  2. jajajaj, me parto cuando cuentas las cosas!! nosotros no tenemos funciones escolares y mejor, porque yo soy la tipica madre idiota que se pone a llorar desde que me levano y se que tengo que ir a la función…me odio a mi misma por estas situaciones, pero no las puedo controlar…jejeje, besos

  3. Yo me derrito cuando voy a ver a mis chicos a las funciones o demostraciones. Me fundo la batería y la tarjeta en fotos y vídeos. Buuuuf. Es una sensación… No me suele dar por llorar, pero en la graduación de infantil del mayor (inventos modernos) a la profe le dio una llorera importante y nos la pegó a todos ainsss

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:
Responsable: Julia María Iriarte Gahete + info
Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info
Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info
Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.
Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info
Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web bebeamordor.com + info