[Juegos en familia] ¡Aventureros al tren! El primer viaje

Hola, soy Juls y me encanta ayudar a la gente a elegir juegos de mesa para sus hijos, nietos o sobrinos. Para ello, como muchos sabéis ya, cuando me consultáis, suelo enviar una lista de preguntas sobre el niño para que la recomendación sea lo más precisa posible. Cuando os pregunto por temáticas o áreas de interés, una de las respuestas más frecuentes es, así en mayúsculas: TRENES. Es por eso que hoy tengo el enorme placer de presentar a esos padres/abuelos/titos el que probablemente será uno de vuestros juegos de mesa de cabecera para niños desde 6 años: “¡Aventureros al tren! El primer viaje”.

¡AVENTUREROS AL TREN! EL PRIMER VIAJE

  • juego-mesa-aventureros-al-tren-el-primer-viaje-1739230369Jugadores: 2-4
  • Edad: +6 (adecuada)
  • Tiempo: 15-30 minutos (discrepo activamente… diría 25-45 según número de jugadores)
  • Editorial: Days of Wonder (Asmodee)
  • Autor: Alan R. Moon
  • Ilustrador: Djib y Régis Torres
  • Dónde conseguirlo: Si no lo encontráis en vuestra tienda friki de cabecera o lo queréis online, os dejo el enlace de Amazon* o Zacatrus*.
  • Precio: 27-29€.

* ¡Recordad que si utilizáis mis enlaces, me ayudáis a mantener el blog!

En el mundo de los juegos de mesa hay grandes clásicos. Y no me refiero a La Oca ni al Parchís. Ni siquiera al Risk o al Monopoly. Me estoy refiriendo a juegos de mesa modernos que, más de 10 años después de su publicación, continúan no solo saliendo a mesa sino sacando expansiones y nuevas versiones. Hablamos de juegos como el Catan (el abuelete), el Carcassonne o, para el post que nos ocupa, el ¡Aventureros al Tren! (o Ticket to Ride), que tiene registradas unas 30 versiones y más de 100 expansiones. En este caso, que saquen una versión junior de un juego de mesa suele ser muy buena señal.

Cómo se juega

La mecánica, aunque parecida a la del “¡Aventureros al tren!” original, difiere en aspectos esenciales para que un niño de 6 años pueda jugarlo con mayor interés. Los jugadores empiezan con dos objetivos o “cartas de destino” (trayectos entre dos ciudades, normalmente separadas por otras estaciones intermedias). Así, en su turno, pueden:

  1. Robar 2 cartas de tren del mazo (de colores, para ir completando recorridos).
  2. Cubrir un recorrido (de estación a estación) usando cartas de los mismos colores que dicho recorrido (o la multicolor).
  3. Si no puede cumplir sus objetivos, los descarta y roba otras dos “cartas de destino”.

Ganará el primero que llegue a cumplir 6 objetivos, incluyendo la carta “Este-Oeste“, que se da a los jugadores que cubran todo un recorrido continuo desde una ciudad al este del todo a otra al oeste del todo.

Dicho esto, veréis (vuestros peques y vosotros) cómo en el vídeo se entiende mejor la mecánica y, sobre todo, se aprecia mejor por qué el juego estéticamente es una maravilla:

¿Por qué la versión junior?

Mucha gente desconfía de las “versiones junior”, a pesar de que el hecho de que la publiquen implica que el juego original es bueno, pero quizás es el temor a que la “pifien” versionándolo el que les hace mirarlas con recelo. Yo misma pensaba así al principio. Sin embargo, con el tiempo he ido viendo las ventajas de las versiones junior y, en el caso de “¡Aventureros al tren! El primer viaje”, hay varios de los principales motivos:

  1. Estética: Es innegable que las ilustraciones de esta versión van a llamar la atención infinitamente más de los niños que las originales. Para ellos, el aspecto estético es de suma importancia, ya que es habitual que no den segundas oportunidades a un juego si no les ha “entrado” por los ojos (cosa a la que a veces los mayores nos forzamos un poquito más si nos prometen que merece la pena). Por eso es siempre mejor presentarles un juego de mesa que sepamos que les va a parecer atractivo visualmente.
  2. Componentes: En este caso, hablando del tablero (además de decir que es muy grande y de un cartón muy resistente y grueso), los trayectos se han acortado, de manera que ahora se necesitan menos cartas para cubrir rutas, lo cual facilita la obtención de objetivos. Adicionalmente, las ciudades del mapa (y las “cartas de destino”, por ende) están señaladas no solamente con su nombre sino con un símbolo representativo de la misma (la Sagrada Familia en Barcelona, el Coliseo de Roma o la Sirena de Varsovia), lo cual facilita para aquellos niños que aún tengan dificultades con la lectura el localizar sus destinos sin tener que desvelar sus cartas. Ello sin mencionar que incorpora un elemento educativo adicional al mapa, como es el interés por el patrimonio histórico o cultural.                      MAPA2.jpg
  3. Duración: Es obvio que la versión junior está adaptada para que las partidas duren menos que la original. Hablamos de unos 20-35 minutos una partida estándar en “El primer viaje” con niños. En el de mayores, mínimo 60 minutos le va a echar un niño, una cantidad mucho más difícil de llevar según la edad que tenga.
  4. Mecánica: Además de simplificar alguna norma (la forma de robar cartas, el número de colores distintos, etc.), también lo hace el modo de victoria como consecución de 6 objetivos (en lugar de acumulación de puntos). Ello va a hacer que se centren en el número de cartas obtenidas y, por tanto, les permite ir consiguiendo “objetivos intermedios” que les van a hacer ir disfrutando a lo largo de la partida y no esperando a ver si al final ganan sumando más puntos.

IMG_20171005_232456.jpg

HABILIDADES APRENDIDAS

Además de todos los beneficios de los juegos de mesa para los niños a nivel general, aquí especificamos cuáles destacan en este caso:

  • Comprensión de las reglas del juego: Si hemos llegado a esta edad y aún no hemos jugado a muchos juegos de mesa, incorporar un juego de tablero aporta al niño nuevas normas y procedimientos a su repertorio.
  • Planificación y pensamiento estratégico: El niño recibe sus cartas de objetivo y tiene que planificar cuáles van a ser sus acciones para conseguir cada uno de ellos. Además, debe evaluar un recorrido global (dividido normalmente en dos o más pequeños) y considerar las distintas opciones según las cartas que tiene y las que estima que puede conseguir, o el número de vagones que le quedan.
  • Análisis de la competencia: Lógicamente los caminos son limitados y es necesario ir comprobando qué trayectos están ocupados o puede que ocupen los otros jugadores para sus objetivos. Se trata de un ejercicio ya no solo de recuento objetivo sino, en ocasiones, de empatía. De ponerse en el lugar del otro y tratar de prever sus movimientos. En este juego hay realmente pocas alternativas, por eso es adecuado para estas edades. Más adelante podrán jugar a juegos que pondrán a prueba estas capacidades de manera más profunda.
  • Toma de decisiones: Realmente solo hay que elegir entre dos acciones en cada turno, pero hay que hacerlo, y de eso puede depender su éxito o no. Esta elección hará que, al hacerlas por sí mismo, entiendan que el resultado está vinculado a su decisión y asumirán la responsabilidad de su consecuencia con más naturalidad.

PARTIDA.jpg

  • Visión espacial: Los mapas siempre refuerzan esta visión espacial. Además, permanentemente tienen que estar ubicando sus ciudades objetivo (en el “mini-mapa” que son sus cartas de objetivo) en el tablero (mapa ampliado), lo que implica comprender de manera básica el concepto de escala y proporción.
  • Reforzar conocimientos:
    • Lectura: De una forma amena, lúdica, no por leer en sí mismo sino como un medio para jugar de manera independiente, los niños se esfuerzan a leer los nombres de las ciudades. Para alguien que está empezando con un reto de este calibre, no es moco de pavo.
    • Geografía: Lógicamente, desde el mapa como tal hasta las ciudades de Europa que aparecen, junto con el incentivo al interés que implican los símbolos patrimoniales de las mismas y la diversidad cultural, el juego es un claro aliciente y refuerza conocimientos de Ciencias Sociales.
    • Matemáticas: Como siempre, se trata de un ejercicio básico de conteo y diferencia (cuántos objetivos o cartas de colores llevo, cuántos me faltan, cuántos me saca de ventaja otro jugador, etc.).
  • Tolerancia a la frustración: Este juego tiene varios objetivos parciales que consiguen modular la frustración de perder. Esto es: aunque el niño no gane la partida, casi con toda seguridad sí habrá conseguido varias de sus cartas de objetivo, lo cual le reporta una satisfacción que atribuirá al juego (léase: le va a molar y va a querer volver a jugar).

CARTAS_2.jpg

CONCLUSIÓN

“¡Aventureros al tren! El primer viaje” es un juego divertido, de turno rápido, simple y con un punto de estrategia necesario para que dure varios años de “explotación”. Aunque posiblemente un niño de 10 años ya os pida más cosas, yo, como adulta, he de decir que sí he disfrutado del juego per se. Este es el típico juego que sale mucho a mesa porque tiene variedad de opciones y una muy alta rejugabilidad, pero con la ventaja de ser suficientemente fácil como para que no canse.

Destacar que la caja está muy bien aprovechada, con una “cuna” para los componentes muy acertada y ocupando un espacio en un tamaño adecuado, lo cual es de agradecer. Por supuesto también es necesario destacar la maravillosa estética del juego: desde la caja hasta cada uno de los detalles de las cartas son una delicia. Da gusto jugar mirando el mapa. Mapa que, por supuesto, ofrece una fantástica oportunidad educativa que bien podría ser aprovechada tanto en casa como en las aulas. Y vosotros, ¿tenéis ya experiencia con él? ¿Estabais deseando que llegara esta versión?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s