Cómo gamificar un viaje con niños: el Pasaporte Lúdico

Como muchos sabéis, este verano hemos viajado a Japón en familia y, como muchos sabéis también, con niños muy pequeños cualquier ayuda es buena para que, durante cualquier actividad, estén centrados, atentos y, sobre todo, y, principalmente, motivados. También, como muchos sabéis, el juego forma parte de mi vida y trato de incorporarlo en la medida de lo posible a las actividades que hago con los niños. Y ahí es donde entra la gamificación. ¿Se puede gamificar un viaje para niños? Pues sí, y, además, con óptimos resultados. Os cuento en qué consiste el Pasaporte Lúdico y cómo hacer el vuestro.

OBJETIVO DEL PASAPORTE LÚDICO

Unos días antes de viajar a Japón pregunté algo sobre el viaje y tuve la suerte de que Twitter decidió mostrarle mi tuit a la profesora Patri Mellado, la cual me contestó esto:

Os puedo decir que, al leerlo, pensé inmediatamente: “Aunque no duerma, esto tengo que hacerlo”. Luego la contacté y me comentó brevemente su experiencia gamificando el viaje de su hijo de 10 años (¡encantada de haberte conocido en las LES, Gael!). Me enseñó la foto de un cuaderno en el que había textos y pegatinas, con el objetivo de aprender más del viaje y, de hecho, disfrutarlo más. Por supuesto, todo esto es aplicable no solo con niños, sino también con adultos (precisamente Patri acaba de gamificar un viaje con amigas).

Quizás a estas alturas os preguntéis qué es eso de la gamificación. Os emplazo a ver vídeos, charlas y blogs de los auténticos expertos como pueden ser Javier EspinosaRoberto Alhambra, Pepe Pedraz, Manu Sánchez, Óscar Recio y tantos otros profesores que dedican horas y horas de sus días (y sus noches) a intentar que sus alumnos aprendan de una manera lúdica. De todas maneras, por daros una definición, deciros que la gamificación consiste en aplicar sistemas que son de juegos y mecánicas lúdicas a entornos que no lo son de por sí, siempre buscando que el destinatario esté motivado.

Pues os aseguro que sí, objetivo conseguido: gamificando el viaje del Dragón con el pasaporte lúdico hemos conseguido captar su interés, fomentar su atención y mejorar su motivación. Un éxito.

QUÉ ES EL PASAPORTE LÚDICO

En el vídeo que podéis ver a continuación, podéis ver cómo es el pasaporte lúdico por dentro, su estructura y algunos ejemplos de cómo funciona. El nombre “Pasaporte Lúdico” viene a ser bastante autodefinitorio: es un “documento de viaje” (pasaporte) que implica algo relacionado con juego (lúdico). En nuestro caso, le llamé “Pasaporte Ninja“, porque era para Japón, simplemente. Se le puede llamar “Pasaporte Lúdico – País X” o como queráis.

Mecánica del Pasaporte Lúdico

Como podéis ver, se trata de una serie de páginas o secciones, cada una de una temática o área diferente, en la que aparece información que el niño debe completar. Para un niño de 3 años (¡y medio! -que si no lo digo, me lo reclama-), la actividad consistía en pegar pegatinas (gomets) en los cuadritos con los nombres de las cosas que hubiera podido conocer, ver, probar o experimentar.

Así, por ejemplo, en la sección “lugares especiales”, en el cuadrito “Torii“, su cometido es leerTorii” (si no tiene edad para ello, leerlo con vosotros o poner una imagen), informarse de lo que es (un arco tradicional japonés, usualmente de color rojo), prestar atención a su entorno y, cuando lo encuentre, poner la pegatina.

Pasaporte lúdico - tren

Estructura del Pasaporte

Para hacerlo más visual y accesible, cada sección son 2 hojas que van por páginas dobles, de manera que al abrir el pasaporte por cualquier página, ves una sección completa. Las secciones dependerán de lo que cada uno vea de mayor interés en el viaje y para el niño. Aprovechando algunas de las recomendaciones que me dio Patri Mellado, las que yo puse fueron estas cinco:

  • Pasaporte lúdico - CiudadesCiudades visitadas: Aquí se pueden incluir solo los nombres para niños muy pequeños (poner la pegatina cuando visiten la ciudad) o más información para más mayores, esto es, que averigüen cosas de cada ciudad (si es la capital o una ciudad más o menos grande, si tiene metro, si es más bien multicultural o no, etc., para que ellos investiguen y aprendan).
  • Medios de transporte: En el cole, durante los primeros años, esto de los medios de transporte se ve bastante. Durante las vacaciones, además, es más frecuente que se usen transportes que no se suelen utilizar normalmente (trenes, barcas, aviones, tranvías, cruceros -de Star Wars o no-, etc.). De nuevo, podemos o bien simplemente pegar una pegatina al conseguirlo o bien intentar hacer una foto y ponerla, dibujarlo, decir con qué energía funciona, etc.
  • Pasaporte lúdico - a comer¡A comer!: Qué importante es este aspecto, especialmente cuando nos preocupa si nuestro hijo va a comer bien o no en el viaje. Os podéis imaginar mis miedos al tener que llevar a un niño en plenos ascos de “Eso es verde y no lo quiero” a un país como Japón. Pues gracias a lo motivado que estaba por poner sus pegatinas, hasta sushi comió. Y aquí nunca lo había conseguido. Probó todo y comió fenomenal. En este apartado gastronómico no solo metí platos concretos, sino también lugares y  costumbres a la hora de comer, para que se atreviera con nuevas experiencias (mercado callejero, combinis, mesas tradicionales, etc.). Éxito rotundo.
  • Lugares especiales: Aquí normalmente incluiría monumentos concretos y su contenido, pero para un niño de 3 años (y medio) es más importante saber que va a ver un bosque de bambú o un palacio imperial que saber exactamente cómo se llama y a quién pertenecía. Hay que adaptarse al niño, que al final nuestro objetivo es divertirnos (además de conocer y aprender).
  • Pasaporte lúdico - bonus extraBonus extra: En este apartado incluí, a modo de cajón de sastre, experiencias que, realmente, supusieron algunos de los recuerdos más importantes del viaje por tratarse de cosas muy características del país o lugar de destino. En nuestro caso: meterse en un Gatobús (bendito Ghibli y su maravilloso museo), ver un robot o una geisha (o maiko), dormir en un futón o tocar un ciervo o un Super Mario Bros tamaño natural.

Tras estas cinco secciones, incluí una sección de “Insignias Ninja“, que incluía niveles por secciones. Es una forma de incrementar el nivel de motivación y reto para los niños “exploradores” o “conseguidores” que querrán completar todos los niveles para superarse a sí mismos como un reto. Así, cada una de las 5 secciones anteriores tenía un símbolo distinto. En esta página final de insignias, cada sección estaba representada por su símbolo y 3 niveles. Por cada 4 pegatinas pegada en una sección concreta (por ejemplo, la sección ¡A Comer!), el peque tenía derecho a subir un nivel de “Ninja comilón”. ¡Ni que decir tiene que completó todos los niveles! También se podrían conseguir otra clase de recompensas además de los niveles: elegir restaurante un día, cambiar el itinerario de una tarde, sentarse en la ventana en el tren, etc.

Aquí tenéis un enlace con el “Pasaporte Ninja” en pdf.

Pasaporte lúdico - insignias

Esta es una forma de estructurarlo. Para niños más mayores o según el lugar visitado, tal vez sea más interesante hacer una sección por cada ciudad o zona conocida, con subsecciones a su vez (gastronomía, geografía, monumentos, etc.), y organizarlo de otro modo.

CÓMO HACER UN PASAPORTE LÚDICO

Aunque esto dependerá de cada pasaporte y de cada familia, me gustaría daros un guión orientativo y consejos para hacer vuestro pasaporte:

  1. DOCUMENTACIÓN. Probablemente es algo que ya hacíais. Antes de viajar, hay que saber a dónde estás viajando y qué ciudades vas a visitar. Pero preparar una experiencia gamificada implica un trabajo de preparación importante. Tenéis que conocer distintos niveles de profundidad:
    1. Destino: Recorrido y ciudades visitadas.
    2. Ciudad a ciudad: Visión general de monumentos, rutas, parques naturales, museos, gastronomía típica, etc.
    3. Áreas de interés: Tras realizar un repaso general, especificar qué aspectos consideramos centrales y cuáles interesantes o divertidos que los niños puedan experimentar y/o aprender durante el viaje. Así, obtendríamos las “secciones” de nuestro pasaporte: animales, gastronomía, monumentos, medios de transporte, ciudades, parques naturales, etc.Pasaporte lúdico - materiales
  2. PLANIFICACIÓN. En este punto, lo ideal es pensar bien en varios aspectos para que el pasaporte quede bien atado:
    • Mecánica y profundidad de la tarea: Hay que pensar cuál es el nivel al que puede llegar el niño. Quizás un niño de 3 o 4 años se contente con poner una pegatina; puede que uno de 6 o 7 sea capaz de dibujar algo relacionado con el viaje, mientras que si hablamos de uno de 10, tal vez se le pueda exigir que descubra algo de algún personaje histórico o similar para ir completando su pasaporte.
    • Temática: Cuanto más tiempo tengáis, más podréis trabajar la temática. En el caso del que yo hice, la temática se limitó al mundo “ninja” y a vivir las salidas y experiencias como si fuéramos ninjas, siempre atentos, siempre alertas, descubriendo cosas y rellenando nuestro pasaporte para subir niveles y ser los mejores ninjas de Japón. En otros países podéis ser detectives, piratas o cualquier otra cosa que se os ocurra.
    • Contenido: En este caso, sería pensar, ciudad por ciudad y evaluando las distintas visitas, qué contenidos vais a incluir. Pueden ser comidas específicas, monumentos que seguro vamos a visitar, algún parque natural importante que tenga animales que le gusten, etc. Es un trabajo de preparación del viaje importante, pero os aseguro que vosotros mismos vais a vivirlo luego allí de otra manera.
    • Recompensas: Estaríamos hablando de las insignias o logros anteriores. Serían los niveles alcanzados o bien otros aspectos que se pueden desbloquear, como elegir una comida o decidir la actividad de una tarde.
  3. EJECUCIÓN. No se me dan especialmente las manualidades, pero estoy bastante satisfecha con el resultado de este pasaporte, así que me permito el lujo de deciros los pasos para este DIY:
    1. Estructura: Formalizar en un borrador la estructura de lo que queremos hacer, general y luego página a página, para no ir dando tumbos.
    2. Redacción, ilustración y maquetación: Visto así parece fácil, pero también lleva su tiempo. No obstante, con las ideas claras, todo debería estar listo en unas horas. Imágenes para el fondo, dibujos para colorear, logos para las secciones, mapas, insignias, pegatinas (pueden ser pegatinas completas con texto que se peguen en un espacio en blanco).
    3. Impresión y montaje: Yo lo imprimí en una imprenta en cartulina A4 a color (gramaje 160g), resistente para la edad de la que hablamos (y su hermano de 1 año) y, por supuesto, el trote del propio viaje. Luego se puede coser, pegar o encuadernar y, sin duda, lo que más recomiendo es plastificarlo para su supervivencia.
  4. PRESENTACIÓN. Cuando terminéis, el último paso sería entregárselo al niño y decirle lo que es. Explicarle cómo funciona y contarle y anticiparle lo bien que lo vais a pasar os da muchos puntos para luego disfrutar el viaje y que vuestro peque vaya familiarizado con el propio pasaporte.

BENEFICIOS DEL PASAPORTE LÚDICO

Además de la mejora obvia de la psicomotricidad fina en los más pequeños (las pegatinas, gomets, stickers o como los queráis llamar son expertas en esa función), tenemos numerosos beneficios que podríamos agrupar en dos grandes áreas:

BENEFICIOS A NIVEL SOCIO-EMOCIONAL

Sin duda, estos son los más importantes a la hora de embarcarnos en un viaje con nuestros hijos. Son muchos, pero, en términos generales, podemos destacar:

  • MOTIVACIÓN DEL NIÑO. Debo insistir en que lo más importante es la motivación que tiene el niño durante el viaje. Ese es el objetivo de la gamificación: conseguir que algo que, a priori, podría no interesarle tanto, especialmente si es un viaje un poco más duro o menos atractivo, se convierta en una especie de juego en el que, si está atento, puede conseguir los objetivos y alcanzar niveles superiores.
  • MOTIVACIÓN DE LOS PADRES. La motivación, aunque es interna, se contagia en buena medida. Cuando los padres ven a su hijo más motivado, se centran más en disfrutar y hacerle disfrutar y ello, a su vez, aumenta la motivación del menor.
  • RECUERDO FAMILIAR. Que es una de las cosas que buscamos cuando vamos de viaje. Este pasaporte, además del recuerdo de cada uno de los momentos en que hemos estado con nuestro hijo con sus pegatinas e investigando y descubriendo su entorno, también es un recuerdo físico, material, al que podréis acudir para rememorar esos momentos. De hecho, en la vuelta al cole de este año el Dragón lo ha llevado a clase y su profesora me dijo, literalmente: “Nunca le he visto hablar tanto ni con tanta emoción sobre algo“. Ahí lo lleváis.

Pasaporte lúdico - completo

BENEFICIOS PEDAGÓGICOS Y COMPETENCIAS CLAVE

Variarán según el contenido del pasaporte y el destino del viaje, pero podríamos destacar brevemente los siguientes a nivel general:

  • APRENDER A APRENDER: Hablamos no solo de despertar la curiosidad por el mundo, sino por aprender del mundo. Con este tipo de sistemas, los niños son conscientes de que les gusta captar información de su entorno y relacionarla con otros conocimientos previos, que aprenden si tienen los ojos abiertos, los oídos listos y las manos preparadas para construir su propio aprendizaje.
  • LECTOESCRITURA (comunicación lingüística): Según el nivel educativo, les servirá para empezar a reconocer las letras, para empezar a leer, para reforzar la lectura o para empezar a escribir o reforzar la escritura, en función de la actividad.
  • MATEMÁTICA: Tratamos de una manera lúdica conceptos matemáticos como el conteo o la suma (haciendo recuento de las pegatinas que llevamos), la resta (si tengo 9 pegatinas menos 8 de los primeros 2 niveles, me queda 1 (9-8=1); hasta llegar a 4, me faltan 3 pegatinas (4-1=3)) o incluso la multiplicación (cada nivel son 4 pegatinas, por lo que si tengo 12 pegatinas es como tener 3 veces 4 pegatinas, es decir, que tengo nivel 3 (4×3=12)).
  • COMPETENCIAS SOCIALES:
    • GEOGRAFÍA: A nadie se le escapa que un buen mapa general sería estupendo para aprender algo de la localidad, ubicación en el mundo o en el país, accidentes geográficos, etc. En este pasaporte no me dio tiempo a hacerlo, pero el año que viene, sin duda, lo incluiré.
    • Pasaporte lúdico - lugaresHISTORIA: Un momento perfecto para aprender sobre la historia del país. Puede ser algo muy sencillo, como recordar un personaje histórico (por ejemplo, quién es Cleopatra cuando vas a Egipto), hasta algo más complejo como revisar las guerras importantes y cómo han marcado el país, pasando por comentar algún dato relevante sobre un autor/a o científico/a famoso/a que vivió en esa ciudad y pensar por qué era (o no) un sitio propicio para desarrollar su trabajo.
    • CULTURA: Costumbres, gastronomía, obras artísticas, ropa tradicional, formas de relacionarse (etnología, vaya)… Algo esencial cuando uno viaja es empaparse del lugar donde está. El pasaporte puede preparar al niño antes de viajar y luego durante el viaje.
  • IDIOMAS: ¿Y si vamos a un país donde se habla otra lengua y aprovechamos para reforzar con pegatinas cuantas veces el niño diga determinadas expresiones en otro idioma? Dar las gracias, decir hola, pedir algo… Según el país, puede ser más o menos accesible y realmente divertido.

Y esto sería todo. Así tendríamos nuestro pasaporte lúdico. Se trata de una experiencia 100% recomendable y que espero que os animéis a hacer en adelante. Recordad que no es necesario salir del país para aplicarlo. En cualquier lugar podemos utilizarlo como base de un sistema gamificado para viajar. Os animo a hacerlo y a que me enviéis vuestros resultados. Si no os veis capaces de desarrollarlo por vosotros mismos –soy consciente del trabajo que tiene-, por mi parte, como siempre, para propuestas de gamificación como esta u otras, podéis contactarme en bebeamordor@gmail.com o en la sección “Contacto”, ¡donde siempre os recuerdo lo accesible que soy!

¡Espero vuestros comentarios e ideas!

 

Anuncios

15 comentarios en “Cómo gamificar un viaje con niños: el Pasaporte Lúdico

  1. De 10 Julia.
    Esto es hacer algo a medida y que funciona. Además has identificado perfectamente los elementos a utilizar para cumplir con tu objetivo (que estuviera motivado y proactivo durante el viaje) de una manera sencilla y con clase.
    Esto tiene una cosa mala (sí, solo una). Que ya no puedes bajar el listón.
    Un Saludete!

    Me gusta

  2. Pues me ha encantado. Me parece una grandísima idea. De pequeña mis padres me ponían retos para los viajes en coche. Tenía que ver X coches de color rojo, X matrículas pares e impares, X de lo que fuera que hubiera por la carretera y al final del viaje tenía que lleva todo completo. Me encantaba ir con mi listado tachando. Los viajes sin duda eran más entretenidos. Cuando Eloy sea más mayor lo pondré en práctica porque me ha encantado. Como siempre.

    Me gusta

  3. Puff!! Estoy pensando en el trabajo que me va a llevar gamificar nuestros viajes pero es que la idea es tannnn buena. Tengo que decir que mis peques son los mayores fans de nuestros viajes, por lo que ya van motivados a cada uno de ellos, ya sean escapadas de fin de semana o viajes largos, pero si además les preparo esto para las salidas… Se que me adorarán de por vida jajaja.
    Voy a ser realista y a ponerlo en práctica para estas navidades en las que haremos un roadtrip por Portugal. Voy a acumular horas de sueño gracias a tí, pero estoy segura que será un éxito.
    Mil y una gracias por este post tan completo!

    Me gusta

  4. Maravillosa idea y menudo currazo. En mi caso me temo que sería más trabajoso aún y que corremos el riesgo de no cubrir todas las casillas porque nuestros viajes siempre se quedan en mucho menos de lo que en un principio queríamos o… mejor dicho, cada vez somos menos ambiciosos!!! Jajajajaja. ¡Enhorabuena!

    Me gusta

  5. Me encanta la idea!!!
    Creo que tenemos un viaje planificado a italia y puede que lo plagie😊
    Una pregunta….plastificaste todas las hojas?
    Como lo encuadernaste? Grapas, lo cosiste?
    El tamaño me parece estupendo!el diseño….y para ser “regulinchi en manualidades” te ha quedado de 10! Nose si yo obtendré el mismo resultado….xo lo quiero intentar! 💪🏻

    Me gusta

  6. Wow. Me ha encantado. Lo había visto esta mañana en Instagram y me he acordado de los cuadernos de viaje que más o menos preparaba para mis peques en los viajes. Pero así está mucho más currado y ya estoy pensando en ponerlo en marcha para nuestra próxima escapada.
    El tema de la gamificación está pegando fuerte en educación y los profes estamos intentando meterle mano en el aula, por eso me ha molado también la parte de las competencias que has añadido. En fin, que gracias por la idea. Te la copiaré. 😉

    Me gusta

  7. Más mejor imposible! Es una idea estupenda ejecutada de manera ejemplar.
    Y algo que añado: los adultos también nos lo pasamos bien cuando gamificamos. Es un punto añadido al viaje ver que los demás disfrutan con algo que tú has hecho y que están tan metidos en la historia.
    Felicidades Juls!

    Me gusta

  8. Estoy empezando a planificar un viaje para febrero, así que creo que me voy a animar. Me encanta la idea de la sección de la gastronomía, a ver si se anima a probar cosas nuevas.
    Gracias por la idea.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s