Recuerdo la primera vez que leí la palabra smoothie. Ya sabéis, uno de esos batidos con frutas varias. Frutas varias muchas. Sobre todo eso, muchas y varias (como dicen en Peppa Pig que es la clave para hacerlos). Pues bien, este post no va de smoothies. Va de un juego de mesa. Y el juego tampoco va de smoothies. Pero sí de frutas. Y de mezclarlas. Y de hacer zumos. Pero, para mí, es el juego de los smoothies. Y es que con frutas normales se hacen zumos, pero estas no son normales, no… Estas son Frutas Fabulosas.

FRUTAS FABULOSAS

Frutas Fabulosas de Asmodee

  • Jugadores: 2-5
  • Edad: 8+ (bien estimada, especialmente conforme avanza la partida y en segundas y sucesivas)
  • Tiempo: 25 minutos aprox. (se puede alargar bastante más con 4-5)
  • Mecánica: Colección (de Zumos) y Colocación de trabajadores (¡animales!)
  • Editorial: Asmodee
  • Autor: Friedemann Friese
  • Ilustrador: Harald Lieske
  • Precio: 32€ aprox. en vuestra tienda friki de cabecera u online.

Los que lleváis más tiempo oteando juegos en el mundillo lúdico, algo empezaréis a sospechar cuando veis una caja con un título que empieza por “efe”. Con Frutas Fabulosas, en este caso, no erraríais. Y es que Friedemann Friese, autor de obras como Fuji Flush,  Fürstenfeld, Fauna, Félix, Famiglia, Fearsome Floors, o los posteriores a Frutas Fabulosas: Fantasma, Fortaleza y Fuga, parece que le quiere hacer honor a su nombre y dejar su sello en cada uno de sus juegos.

Honor que les hace, ya que es un autor muy particular (un señor de pelo verde con juegos todos ellos verdes, dice) pero, sobre todo, con unas ideas muy interesantes.

JUEGOS DE FÁBULA O “FAST FORWARD”

En concreto, Frutas Fabulosas y los tres posteriores que también trae la editorial Asmodee para España, usan el sistema Fast Forward (oh, sorpresa). ¿En qué consiste? Pues son lo que él llama juegos de Fábula (¡anda!), que cambian con cada partida que se juega. Esto se debe a que las partidas se pueden retomar desde la anterior, avanzando en complejidad y en mecánicas, que hace cada partida distinta.

A diferencia de los juegos “legacy” (en los que algunos elementos se destruyen o bien las incógnitas desaparecen), los de Fábula (mecánica FF) pueden ser rejugados sin ningún problema por los mismos jugadores, bien retomando la partida empezada o bien comenzando una nueva, como si fuera un juego normal.

Uno de los efectos más interesantes de esta nueva modalidad de juego “Fast Forward” es, por un lado, positivo y negativo.

  • Es positivo principalmente porque vas descubriendo las normas del juego conforme avanza el mismo. De hecho, los significados de las cartas más avanzadas aparecen en un librito independiente, con lo que lo hace todo aún más rápido y ligero de entender, resolviendo las dudas en el mismo.
  • La parte negativa sería simplemente que en las cartas aparece texto, lo que lo hace dependiente del idioma y, además, de que los niños lean con soltura (aunque dada la edad mínima de 8 años, para textos breves esperamos que sea así en su mayoría). Personalmente, a mí, las cartas con texto me gustan menos, pero también lo hace muy cómodo de cara a jugar incluso sin el propio librito de normas. Rápido y fácil.
Frutas Fabulosas Asmodee partida
Aquí una segunda partida con Ludocentes de Alquimia Juegos

REGLAS DEL JUEGO

OBJETIVO 

Durante la partida, los jugadores irán moviendo su animal a las distintas localizaciones, realizando acciones en ellas, recolectando Frutas Fabulosas y, cuando tenga las adecuadas, comprando Zumos Fabulosos. El jugador que consiga más Zumos Fabulosos (a.k.a. smoothies) al terminar la partida, gana.

PREPARACIÓN

Una de las cuestiones iniciales más importantes es que hay cartas de frutas “barajables” y cartas de localizaciones (con un zumo/smoothie con un número detrás) que equivaldrían al tablero sobre la mesa. Éstas últimas deben mantener un orden concreto (1, 2, 3, 4… fácil, ¿no? hasta el 59), así que no las barajéis. En la primera partida se preparan y se ponen en la mesa:

  • Las cartas de localizaciones bocarriba:
    • 6 pequeños mazos con las cartas del 1 al 6 (hay 4 cartas de cada, por lo que cada mazo tendrá 4: las 4 cartas del 1 en un mazo, las 4 cartas del 2 en otro mazo… así hasta el 6). Siempre habrá 6×4 = 24 cartas de localización en la mesa.
    • Un mazo grande con el resto de localizaciones ordenadas del 7 al 59.
  • Un mazo con las cartas de frutas bocabajo (importante: ¡excluid las 10 cartas de mezclas de frutas!). Se reparten 2 a cada jugador, que las mantiene ocultas.
  • Cada jugador escoge una figura y una ficha de animal (que le identificará para saber quién es durante la partida). Hay 6 animalitos, así que como el juego es hasta 5 jugadores, siempre sobrará al menos un animal, que se usará para identificar quién es el jugador inicial de la partida.
Frutas inicio Asmodee
¡Empezamos la partida!

CÓMO SE JUEGA

En cada turno, los jugadores deben:

  1. Mover su animal a una localización nueva (uno de los pequeños mazos de cartas bocarriba dispuestos en la mesa). Es obligatorio, no se pueden quedar en la misma.
    • Si la localización está libre, no pagas nada.
    • Si la localización tiene otros animales, les das una fruta de tu mano a cada uno de ellos. En el caso de que no te quedan suficientes, eliges a quién se las das.
    • Si no tienes ninguna fruta, te mueves gratis (¡wiiiii!)
  2. Una vez pagado, tienes dos opciones:
    1. Usar la acción de la localización, tal y como se describe (hay una “chuleta” en El Glosario de Frutas Fabulosas) para recolectar frutas. No hay límite de cartas en mano, no tienes que descartarte de ninguna. Si no cumples el requisito que pide la acción de localización para recolectar cartas y tiene un letrero con un 1 y una carta blanca, simplemente roba una carta de fruta.
    2. Comprar la localización como Zumo Fabuloso. En cada localización aparece, en la línea inferior, las frutas que hacen falta para comprarlo como Zumo (si sale una copa de batido, es un comodín, puedes usar cualquier fruta). Si tienes todas las frutas, las pagas (van al mazo de descarte) y te quedas con el Zumo Fabuloso (lo pones boca abajo a tu lado, que se vea el zumo). Importante: cada vez que se compra un Zumo, se roba una carta de localización del mazo grande. Esa carta, si es de un nuevo “morador del bosque” (un nuevo número de localización, por ejemplo, el primer 7), se añade a un nuevo mazo pequeño junto a los otros ya puestos en la mesa. Si ya existe el mazo, se añade al mismo.

Como consecuencia de comprar Zumos, lógicamente se pueden terminar localizaciones (hay 4 de cada número). Esto es: las acciones pueden dejar de estar disponibles. Si tienes tu animal en una pila que se termina, lo guardas y en tu turno lo mueves, sin más.

Ficha de Animal sobre morador del bosque en Frutas Fabulosas

FIN DE PARTIDA Y PREPARACIÓN DE LA SIGUIENTE

Para 2 jugadores, se gana con 5 smoothies; si sois 3 jugadores, con 4 smoothies; 4 y 5 jugadores, se gana con 3 smoothies. Este es de esos juegos “justos” que dejan terminar a todos los jugadores hasta que termina una ronda completa. Es decir, si ha empezado el jugador 1 (de 5) y ha completado en su turno los 3 Zumos Fabulosos el jugador 3, también podrán jugar su turno los jugadores 4 y 5, para que tengan las mismas oportunidades. Si hay empate, gana el que tenga más Frutas Fabulosas en la mano. Si tienen las mismas, comparten victoria.

Partidas sucesivas Frutas Fabulosas

Para “conservar” el estado para la siguiente partida (ya que, como hemos dicho, este es un “juego de fábula”), se guardan todos los Zumos Fabulosos comprados en una bolsa de plástico de las que incluye el juego. ¡No se ordenan de nuevo! La siguiente vez que juguéis, se colocan las 24 cartas de localización que había sobre la mesa (que serán las de menor número, aunque también puedes guardarla en otra bolsa) en sus correspondientes mazos pequeños y, ¡a seguir explorando el bosque!

Si queréis jugar varias partidas en la misma sesión, puntuad al ganador con 2 puntos de victoria, 0 al último y 1 punto al resto. Así, al final de la sesión solo habrá un ganador. Si tenéis varios grupos de juego, podéis hacer seguimiento de las 24 cartas de localización en la tabla que aparece al final de El Glosario de Frutas Fabulosas.

HABILIDADES Y COMPETENCIAS

Ya sabemos que todos los juegos de mesa aportan beneficios, pero vamos a intentar vislumbrar qué habilidades y competencias generales y específicas en concreto se trabajan más con este juego:

HABILIDADES MÁS ESPECÍFICAS

Localización y Zumo Fabuloso

  • Pensamiento estratégico. El objetivo del juego es tener el mayor número de Zumos Fabulosos, que a su vez se consiguen con determinadas Frutas Fabulosas, que a su vez se consiguen con las acciones en las localizaciones disponibles. Esto es un pensamiento en varios pasos que requiere de una planificación estratégica por parte de los jugadores.
  • Flexibilidad cognitiva. Se trabaja esta habilidad por ser un juego de colocación de trabajadores (poner el animal en una localización para que use la acción correspondiente) y ser limitadas las ubicaciones. En este caso, es importante que los jugadores planteen rápidamente opciones alternativas para conseguir su objetivo en varios casos: si la localización está ocupada y no podemos “gastar” frutas, si nos han robado frutas, si hemos conseguido otras que no esperábamos, etc.
  • Monitorización. Al tratarse de un juego de colección, es importante conseguir una serie de ítems (Frutas) que nos lleven a unos objetivos finales (Zumos). Cada jugador debe ser consciente en todo momento de su propio avance en la consecución de estos objetivos y ver cómo de lejos o de cerca están los demás jugadores, para intentar acelerar o no sus acciones y conseguir ganar la partida.

HABILIDADES MÁS GENERALES

  • Definición de problemas. Cada vez que el jugador comienza con sus frutas en mano, puede definir su objetivo o problema e idear un plan para conseguirlo. Generalmente lo hace en función de las cartas recibidas y las que espera recibir con su siguiente acción.
  • Toma de decisiones. Los jugadores tienen varias localizaciones a las que ir y deben decidir cuál de ellas es la que les viene mejor de cara a sus objetivos. También deben decidir qué frutas coger en el mercado según las acciones, a quién robar, qué Zumos comprar, etc. Y todo ello, responsabilizándose de las consecuencias de dicha decisión.
  • Memoria de trabajo. Aunque las acciones estén descritas en las cartas, los jugadores tienen que tener presentes las opciones de que disponen y retener las nuevas que van apareciendo. También deben retener las cartas que tienen en mano y las de su carta objetivo.

CONCLUSIÓN

Me gusta Frutas Fabulosas. Hay gente a la que, en la primera partida, le parece un juego quizás demasiado fácil o de mecánica simple. Sin embargo, poco a poco (en la misma y en sucesivas partidas) va introduciendo elementos de este Juego de Fábula, como son el mercado, el ladrón, las fichas de fruta, etc. Estos nuevos elementos hacen que evolucione y se vuelva más complejo (que no más difícil). Un juego así, con una temática tan atractiva para jugar en familia, es especial.

La caja es grande y pesa bastante: a pesar de ser un juego de cartas, no es muy portable. Es un juego de sacar varias veces, con los mismos o distintos jugadores. Un juego que engancha, al que apetece volver a jugar. Ideal para familias con niños mayores (7-8 en adelante), en las que los jugadores son siempre los mismos y se pueden repetir e ir avanzando en el conocimiento de los “moradores del bosque” (las localizaciones).

También es perfecto para grupos de amigos que jueguen mucho siempre los mismos, aunque no es tan complicado introducir a alguien nuevo en una partida ya empezada, la verdad. De hecho, otra opción es empezar varios una nueva partida y seguir varias partidas sucesivas a ver quién gana en la sesión. Es muy divertido dejarse sorprender por las nuevas acciones disponibles y lamentarse por perder alguna que nos gustaba. Me lo paso bien jugando. Más cuanto más juego. Y me apetece volver a echar otra partida. ¿Os apuntáis?

Julia Iriarte (Juls)
Psicóloga, friki y madre de dos hijos, dirijo la web BaM! Ocio Alternativo Familiar, donde los juegos (de mesa, rol y videojuegos) forman parte de mi trabajo diario. Además, imparto formaciones y talleres a familias y docentes y soy psicóloga especialista en juego en Ludia Asesoras y en el estudio de diseño de juegos de rol y narrativos All the Little Lights. También soy socia fundadora de la Asociación Ludiversia, administradora en el grupo El Pequeño Rincón de los Juegos de Mesa y creadora y coordinadora de Efecto Lúdico, espacios donde compartir los múltiples beneficios de los juegos a nivel personal, pedagógico, motivacional y social.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:
Responsable: Julia María Iriarte Gahete + info
Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info
Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info
Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.
Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info
Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web bebeamordor.com + info