A mi peque le encanta dibujar y todo lo que sea artístico. ¿Me recomiendas algún juego de mesa?“. A veces me hacen consultas sorprendentes y, quizás más sorprendente aún: siempre hay una respuesta. Hay un juego de mesa para cada persona, y esto no lo digo solo yo. Además, en cuanto a juegos que trabajen la Educación Artística, creo que ya quedó claro que existen cuando hablamos de ello en Efecto Lúdico. De hecho, allí ya os adelantamos algo sobre el juego del que quiero reseñar aquí: Speed Colors, de la editorial Mercurio. ¿Cómo de rápido sois capaces de colorear?

SPEED COLORS

caja cuna y componentes Speed Colors

  • Jugadores: 2-5
  • Edad: 5+
  • Tiempo: 15-20 minutos
  • Mecánica: Habilidad y Memoria
  • EditorialMercurio Distribuciones
  • Autor: Erwan Morin
  • Ilustraciones: Robin Rossigneux
  • Precio: 19€ aprox. en vuestra tienda friki de cabecera u online.

Speed Colors es un juego rápido, como muchos a los que nos tiene (felizmente) acostumbrados la editorial Mercurio: Halli Galli, Speed Cups, Alto Voltaje, Bati Burri… En este juego intervienen no solamente la velocidad que tenga uno, sino también su memoria y su destreza. Sí, esa destreza que todos practicábamos de pequeños que consistía en “no salirse” de la raya cuando estábamos coloreando un dibujo. Ya os conté, cuando hablamos de cómo fomentar la creatividad en niños, que no siempre “salirse de la raya” es malo, pero, en Speed Colors… ¡forma parte de la diversión!

El juego consiste en 55 cartas plastificadas (y resistentes) con dibujos y 6 rotuladores de distintos colores con borrador, además de 5 cartas de puntuación. Las cartas de dibujos tienen dos caras: el lado coloreado, que tiene 6 secciones, una en cada color, y el lado sin colorear, que tiene las secciones en blanco. Como tal, ya los propios componentes dan ganas de jugar. En los talleres, sin explicarlo, los niños lo cogen y empiezan a colorear. ¡Es como un instinto! Una vez explicado, la cosa mejora aun más.

colorea rápido con Speed Colors

CÓMO SE JUEGA

La idea del juego es sencillísima (y bastante original): cada jugador recibe una carta y trata de memorizar el orden de los colores de cada sección. Luego, le da la vuelta y, sin volver a girar la carta (es decir, de memoria), tiene que colorear la cara blanca en el mismo orden lo más rápido posible. Tendrá más puntos el que lo haga de manera más precisa y veloz. Como veis, el nombre no engaña:  Speed, de rápido. Colors, de colores. Speed Colors.

PREPARACIÓN

Se abre la caja, se ponen los 6 rotuladores en la tapa de la caja (para que estén a mano), se reparte una carta de puntuación a cada jugador y se deja en el centro el mazo de cartas de dibujos con el lado en blanco hacia arriba.

preparación setup Speed Colors

MECÁNICA

Cada jugador coge una carta del montón sin darle la vuelta. A la de tres, todos giran a la vez su carta para ver el lado coloreado e intentar memorizar el orden de los colores. Cada jugador, a su ritmo (no han de ser todos a la vez), cuando crea que ya los ha memorizado, le da la vuelta y se pone a colorear su dibujo con los rotuladores de la caja. Los demás pueden quedarse el rato que quieran, pero tendrán menos tiempo luego para colorear. Importante:

  • Los rotuladores se cogen de uno en uno: antes de coger uno, se devuelve el anterior (y bien tapadito).
  • No se puede repetir color: un rotulador, una sección.
  • Prohibido borrar durante la ronda. Se puede devolver un rotulador si no queremos usarlo, pero si hemos empezado a colorear, no se puede cambiar ni se puede borrar.
  • Prohibido, que ya lo hemos dicho, darle la vuelta a la carta para mirar como era.

Cuando un jugador termina de colorear sus 6 secciones en el dibujo, devuelve el último rotulador y grita “¡STOP!”. En ese momento, sí está permitido que los jugadores restantes terminen de colorear tranquilamente la sección que habían empezado con el rotulador que tienen en la mano, pero ya no pueden coger otro rotu nuevo. Cuando todos terminen de colorear, se pasa a la fase de puntuación comparando el dibujo de detrás de la carta con el que hemos hecho ahora.

cómo se juega Speed Colors Mercurio
Recordad: ¡prohibido borrar durante la ronda!

PUNTUACIÓN

La puntuación se lleva a cabo coloreando tantas secciones de la serpiente de puntuación como puntos hayamos obtenido:

  • Por cada área coloreada completamente, sin salirse y con el color correcto, 2 puntos.
  • Por cada área coloreada completamente y sin salirse, pero con un color incorrecto, 1 punto.
  • Por cada área en blanco, parcialmente coloreada y/o saliéndose, 0 puntos.
  • Ojo: solo se puntúa un área cuando un color se ha usado más de una vez. No vale colorear todo el dibujo con un color.

Existe un modo “experto” de puntuación para este Speed Colors, en el que se usa la otra cara de las cartas de serpiente. En él, aparecen flores. En lugar de los 2 puntos de la puntuación de la serpiente, se colorearía una flor. En lugar de 1 punto de la serpiente, se colorearía un pétalo grande (de una flor de 3) y, por cada 3 pétalos de arriba, se colorearía una flor de abajo. Personalmente, prefiero la serpiente, pero es cierto que para equilibrar adultos y niños -o personas con mayor dificultad psicomotriz-, mezclar los dos sistemas es útil.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

FIN DEL JUEGO

Importante: después de cada ronda, el jugador borra la carta que acaba de colorear y la descarta. Además, el que tenga menos puntos elige dos rotuladores y cambia sus tapas. ¿Os habéis fijado que los rotuladores son blancos y solo la tapa es de color? Pues imaginaos si, en mitad de la prisa, coges un rotulador y no es del color que esperas… Pues esto se hace, ¡al final de cada ronda (sin repetir rotus)! Esto implica que, en la última ronda, ya ningún rotulador tiene su tapa. Sí, lo habéis adivinado: acaba siendo un caos y hay gritos y risas y maldiciones.

El juego consta de 4 rondas, por lo que termina cuando terminamos de puntuar la cuarta ronda. En ese momento, el que tenga la serpiente más coloreada (o la fila de pétalos más coloreada), gana.

puntuación en cuatro rondas

CÓMO SIMPLIFICAR EL JUEGO

El propio juego trae como variante más sencilla el hecho de no cambiar las tapas al final de cada ronda. Eso hace que sea menos chocante el proceso de coloreado. Para que os hagáis una idea, en casa (Dragón jugón con 4 años y medio), aún no hemos cambiado las tapas.

En mi experiencia jugando, “juzgar” si una sección está coloreada entera o no y si te has salido o no está en ese fino umbral en el que un adulto no sabe si decir al peque “bueno, vale, te la doy por buena…” o no. A veces es porque se han salido “solo un poquito” minúsculo y otras veces es porque al pasar el rotulador dos veces por el mismo sitio, se queda la típica marca blanca, como si se hubiese medio borrado. Solución: si queréis, sed laxos con vuestros peques (y con vosotros). Jugad a la velocidad y a la memoria y quizás no tanto a la precisión. Pero esto lo dejo en vuestras sabias manos.

tolerancia frustración niños juegos de mesa

HABILIDADES Y COMPETENCIAS

Ya de por sí, colorear es una de las opciones más clásicas para los niños. Esta vuelta de tuerca que le trae Speed Colors para convertir esta actividad en un juego de mesa para niños, le aporta otra serie de beneficios:

HABILIDADES MÁS ESPECÍFICAS

  • Atención selectiva y visopercepción. Durante el proceso inicial para retener en qué orden están los colores de cada sección, tenemos que estar muy atentos específicamente a esa tarea. Identificamos el patrón y nos concentramos en los colores y su ubicación.
  • Memoria de trabajo. A continuación, tenemos que recuperar el orden que hemos memorizado para ser capaces de acertar, ya que parte de la puntuación dependerá de que el color plasmado sea el adecuado.
  • Coordinación óculo-manual y psicomotricidad fina. Porque la parte de destreza del juego se basa en eso: en sujetar firmemente y con precisión el rotulador, abrirlo (os aseguro que no es fácil para los niños, ni cerrarlo luego tampoco), ejecutar trazos muy precisos con el añadido de dificultad de la velocidad y sin salirse ni dejar nada sin colorear, atinando exactamente en la sección que queremos.
  • Velocidad de procesamiento. Y todo esto, claro, muy rápido. Porque, de lo contrario, tenemos menos opciones de ganar puntos. Hemos de procesar los colores y memorizarlos rápido, darle la vuelta a la carta y ejecutar con velocidad la respuesta motora.

Psicomotricidad fina niño 2 años con juegos de mesa

HABILIDADES MÁS GENERALES

  • Planificación. Aunque no todos los jugadores lo hacen de manera explícita, muchos realizan una planificación de la propia ejecución al mirar la tarjeta. En primer lugar, memorizar algunos de los colores en un orden determinado de manera lingüística (por ejemplo, una secuencia verde-rojo-morado, verde-rojo-morado, verde-rojo-morado) a base de repeticiones mentales. Los otros colores restantes, tratan de fijarlos de manera visual y, en ocasiones, asociándolo a algo si son capaces (una bandera, por ejemplo), y los ejecutan en primer lugar. Yo lo hago así. ¡Y me va bien, por si os interesa! Incluso, a veces, cuando se han cambiado los tapones, podemos intentar hacerlos los primeros o al final.
  • Monitorización. En todo momento tenemos que saber qué llevamos hecho y qué nos falta por completar, de cara a completar el objetivo que es la carta. También controlar cómo lo van haciendo los demás o incluso qué colores van a coger porque les falte, para así “fastidiarles”.
  • Flexibilidad cognitiva. A veces te “toca” por memoria coger un color, pero o bien lo tiene otro jugador o bien, cuando lo destapas, es un color diferente. Y ya está, no pasa nada, hay que reponerse y cambiar a la siguiente localización del color y no quedarse con el que teníamos en mente.
  • Gestión emocional y tolerancia a la frustración. Este juego, como la mayoría de velocidad, implica frustraciones y risas. Y generalmente se llevan bien. He visto, de hecho, varios niños perder sistemáticamente y por muchísimos puntos, y no querer dejar de intentarlo. Porque al final, se trata de colorear y de ver cómo colorean los demás. Y, a veces, somos más lentos, pero quizás tenemos mejor memoria o somos más precisos que otros. En ese sentido, Speed Colors es un juego completo e interesante.

reseña puntuación juego de mesa Speed Colors

CONCLUSIÓN

Este juego que nos trae Mercurio no defrauda. Cuando ves la portada, prácticamente, ya sabes jugar. Cuando te dicen que, además, tienes que memorizar rápidamente los colores y acordarte de ellos sin darle la vuelta, el juego se convierte en un reto. Velocidad, destreza y memoria. Y colores. Y todos tenemos recuerdos de haber coloreado. Y a la mayoría nos gusta, porque es agradable poder usar tantos colores vivos, incluso sin ningún orden ni criterio lógico. Y más, si estamos echando una carrera.

Speed Colors es bonito, divertido y, por si os da miedo: sí, aguanta fenomenal. El material de los componentes se reutiliza sin problemas. Las cartas se borran sin problemas y son resistentes. Alguna vez se me ha quedado algún rotulador mal cerrado y no se ha secado, lo cual se agradece mucho. A esas personitas que les encanta colorear y que queráis meterles el gusanillo de “jugar con normas”, esta es una opción muy divertida, incluso cuando las normas las inventen ellos mismos sobre la marcha. Así que, ya sabéis, memorizad y coloread, ¡pero hacedlo rápido!

Julia Iriarte (Juls)
Psicóloga, friki y madre de dos hijos, dirijo la web BaM! Ocio Alternativo Familiar, donde los juegos (de mesa, rol y videojuegos) forman parte de mi trabajo diario. Además, imparto formaciones y talleres a familias y docentes y soy psicóloga especialista en juego en Ludia Asesoras y en el estudio de diseño de juegos de rol y narrativos All the Little Lights. También soy socia fundadora de la Asociación Ludiversia, administradora en el grupo El Pequeño Rincón de los Juegos de Mesa y creadora y coordinadora de Efecto Lúdico, espacios donde compartir los múltiples beneficios de los juegos a nivel personal, pedagógico, motivacional y social.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:
Responsable: Julia María Iriarte Gahete + info
Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info
Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info
Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.
Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info
Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web bebeamordor.com + info