Para todos aquellos que busquen iniciar a sus niños y niñas en los juegos de rol, algo que sirve bastante para fomentar la imaginación es leer relatos de aventuras que hayan hecho otros adultos. Tal vez recordéis el relato de Ignacio Seijo, en el que contaba (con mucho sentido del humor) una partida del juego de rol Pequeños Detectives de Monstruos, que vino a llamar “Los objetos descolocados“. Pues hoy nos trae la segunda parte de esta aventura de ejemplo de Pequeños Detectives de Monstruos, que os puede servir muchísimo (¡para lo bueno y para lo malo, ahora le leeréis!). Poneos cómodos y cómodas y preparaos para echaros unas risas. Llega el relato de PDM de Las Desapariciones Misteriosas.

AVENTURA DE EJEMPLO DE PEQUEÑOS DETECTIVES DE MONSTRUOS: LAS DESAPARICIONES MISTERIOSAS

RETOMANDO EL JUEGO DE ROL…

La partida anterior fue un rotundo éxito. No me estoy refiriendo a que fuera buena o a que estuviera bien preparada: me estoy refiriendo a que les encantó, se lo pasaron fenomenal y se quedaron con ganas de más. ¿Que cómo lo sabemos?

Minuto 1 post partida: ¿Jugamos otra partida de pequeños detectives monstruos?

Día 1 post partida: ¿Jugamos ya otra partida de pequeños detectives monstruos?

Día 2 post partida: ¿Jugamos ya otra partida de pequeños detectives monstruos?

Día 3 post partida: ¿Jugamos ya otra partida de pequeños detectives monstruos?

Lo vais pillando, ¿no?

PREPARACIÓN DE LA PARTIDA

Segunda partida:

  • La primera fue un éxito, así que esta vez el manual ni lo vamos a abrir.
  • Bueno, venga, solo un poco por si hay algo interesante.
  • Venga, va, nos lo volvemos a leer y vamos añadiendo elementos nuevos.
  • Uff… qué de cosas, ¿no? ¿Y si nos quedamos como estamos y asentamos lo que tenemos?
  • ¡¡Te lo compro!! – cierra el libro.
  • Lo dicho, que el libro ni lo íbamos a tocar…

Le dimos muchas vueltas a la nueva partida, porque no nos esperábamos la reacción de los niños en la primera partida cuando capturamos al monstruo. Si no has leído el relato de PDM anterior, deberías arder en el infierno, pero antes, te pongo en antecedentes.

“¡¡CRISIS!! “Fernando” empatiza a tope con el monstruo y, muy consternada, nos dice que no le gusta nada eso de tener que atraparlo. Se masca la tragedia… así que en una suerte de “Plot Twist + Deus ex machina” replanteamos la situación.

¡Hay una fiesta de monstruos y hay que encontrar al monstruo del desorden para llevarlo con sus amigos, los cuales están todos esperándole!“

Así que, para esta aventura de ejemplo de Pequeños Detectives de Monstruos, decidimos que no habría que capturar ningún monstruo, sino que se trataría de encontrar una serie de objetos que un monstruo habría escondido.

Escondido

LA TEORÍA… (LAS NOTAS DE LOS MÁSTERS)

¿Qué ha pasado?

Nos han llamado a la agencia de detectives porque han empezado a pasar cosas raras y a desaparecer objetos que tenemos que encontrar.

Objetos para los detectives novatos

  • Linternas
  • Varitas
  • Lupas culo de vaso
  • Caramelos quita-miedo (incorporados al inventario desde la partida 1, no salga de casa sin ellos)
  • Walkie Talkies
  • Bote atrapa-monstruos
  • Atrapa-olores
  • Mochila Poppins

objetos relato rol Pequeños Detectives de Monstruos en vivo

¿Qué monstruos pueden ser (que hacer/dejar durante la partida)?

  • Monstruo de los secretos (17)
    • Le gustan las notas => Esconder notas
    • Le gusta dejar cosas => Dejas tirados cuentos
    • Le gustan los cascos “oyetodo” => Dejar los cascos WIFI
  • Monstruo de los dientes sucios (16)
    • Le gustan los cepillos de dientes => Dejar unos cepillos de dientes
    • Le gustan los olores fuertes => Usar el atrapa-olores para llegar los cepillos de dientes
    • Le gusta morder la ropa => Dejar ropa agujereado
  • Monstruo del despertador (13)
    • Le gustan los despertadores  => Hacer que suene un despertador
  • Monstruo de la cama (11)
    • Le gustan los cuentos => Dejar cuentos durante la aventura
    • Le gusta esconder cosas => Elegir unos objetos para que haya que encontrar

Recorrido de la partida

  1. Empezamos en el salón y la brújula nos indica que hay que ir a la habitación de los papás. Por el camino, encontramos por el suelo trozos de notas y, al llegar, cuentos en la cama y, semi ocultos, unos cascos. => Puede ser el Monstruo de los secretos (17)
  2. La brújula nos indica que hay un olor extraño, usamos el atrapa-olores y detectar ¡olor a cepillo de dientes!  Así que vamos a la cocina y descubrimos los cepillos de dientes por el suelo y ropa agujereada. => Puede ser el Monstruo de los dientes sucios (16)
  3. Suena el despertador en el salón, volvemos al salón. => Puede ser el Monstruo del despertador (13)
  4. Allí recapitulamos pistas y llegamos a la conclusión de que debe ser otro monstruo y recordamos que al Monstruo de la cama (11) también le gustan las notas (las hemos visto en el pasillo) y la ropa mordida (la hemos visto en la cocina). ¿Puede ser que también haya pista en la cama y no la hayamos visto?
  5. Volvemos a la habitación y encontramos ropa mordida (la hemos puesto ahora, antes no había), la exploramos y encontramos la huella, ¡vamos al laboratorio!

¿Qué monstruo es?

Finalmente la huella corrobora que es el Monstruo de la cama y no le gustan las escobas. Sacamos las escobas y aparece el monstruo de debajo de la almohada. Nos cuenta que le gusta esconder cosas y ha escondido unos objetos en la habitación de Eva y Guille.

Vamos a la habitación y, tras investigar, encontramos los objetos (si hace falta, la brújula nos ayudará)

Las pistas

De momento, las pistas las integramos en el recorrido y no aplicamos modificadores de Miedo.

¡LA REALIDAD!

¡Allá vamos! Comenzamos en el salón recapitulando un poco qué es esto de ser detectives, qué equipo tenemos, cómo molan nuestros carnets y cuántas estrellas y medallas tenemos. Vamos, que sí tenemos abuela pero nos da igual, ¡nos echamos flores porque lo valemos!

Para los que hayáis leído la historia anterior, os dejamos unas fotos para que podáis ver el material que utilizamos. En “la teoría” tenéis el material de los detectives Fernando y Robot. A continuación, tenéis el material de MacQuaier en su faceta de director de juego:

material del director de juego de rol en vivo aventura de ejemplo de Pequeños Detectives de Monstruos

El material de Indiana como tramoyista es infinito…. Así que os dejamos una muestra:

Monstruos y huellas de Monstruos aventura de ejemplo de Pequeños Detectives de Monstruos

La brújula nos indica el camino. Nos levantamos, damos un paso, dos pasos, tres pasos y, de pronto, se oye: “MacQuaier, tengo miedo…“.

Indiana y yo nos miramos y pensamos “Pobres, si es que son muy pequeños”. Nos agachamos para estar a su altura y, con ternura infinita, les explicamos que los monstruos no existen, que es un juego y que es una broma que nos gastan los monstruos, que luego tenemos una fiesta todos juntos.

  • ¿Lo entendéis? ¿Ya estáis más tranquilos? Los papás están con vosotros.
  • Sí, lo entendemos, pero es que tenemos miedo.
  • Pero no tenéis que tener miedo, es de día, estáis con los papás y estamos en casa tranquilamente.
  • Ya, papá, si tienes razón pero es que queremos prevenir el miedo y necesitamos un caramelo antimiedo…

WTF? Indiana y yo nos miramos y pensamos “Nos llevan años de ventaja”. Con un caramelo antimiedo en la boca cada uno, seguimos hacia adelante y llegamos a la habitación de los papás donde encontramos notas y cuentos desperdigados. Consultamos el Libro de los Monstruos y descubrimos que los ha podido dejar el Monstruo de los secretos (uoooooooooooo).

De repente, la brújula se pone a vibrar. MacQuaier la consulta y nos indica que hay un olor extraño. Robot automáticamente saca su objeto favorito, el atrapa-olores, se lo pone literalmente en la cara porque el colador es casi tan grande como su cara y comienza a olfatear (este niño va para artista).

…silencio sepulcral…

MacQuaier sugiere que puede venir de la cocina…

Robot grita ipsofacto¡HUELO ALGO RARO EN LA COCINA! ¡VAMOS, FERNANDO!”.

Quizá a estas alturas os estéis preguntando qué es de Indiana. Pues Indiana va a tener que ir al psicólogo por personalidad múltiple Detective-Tramoyista-Vidente. Mientras ocurre todo esto que os cuento, ella tiene que ir poniendo y quitando el atrezzo sin que se note y para ello ha de ir suponiendo lo que va a pasar y cómo van a reaccionar Robot y Fernando, todo ello sin dejar de participar en la historia. (¡¡Levantemos nuestras copas por Indiana!!)

Fiesta Hobbit con copas levantadas

Llegamos a la cocina y encontramos, entre un montón de ropa, unos cepillos de dientes por el suelo…

  • Mente de un adulto: Es un pista y OBVIAMENTE he de relacionarlo con un monstruo del libro.
  • Mente de un niño: Qué raro, un cepillo en la cocina… OBVIAMENTE está aquí para que me lo meta en la boca y lo chupe.

Epic fail… AGAIN! (Una es casualidad, dos… hay que hacérselo mirar.)

palmface o facepalm

Sí, al igual que ocurriera en la partida pasada donde dejamos basura por el suelo y eso provocó rebuscar pistas en el cubo de la basura, la idea de dejar cepillos de dientes en el suelo no va a ganar el premio “Higiene bucodental Revelación 2018”, así que comienzan las “duras” negociaciones para que no se los metan en la boca, hasta que…

…¡Suena un despertador en el salón! “¡VAMOS AL SALÓN!” (que el gran Cthulhu bendiga a la tramoyista).

Llegamos al salón y descubrimos que hay un despertador en marcha. Consultamos el libro y leemos que los despertadores le gustan al… Monstruo del despertador (creatividad en el nombre a tope).

“Hacemos” un brainstorming y cuando digo “hacemos” me refiero a Indiana y MacQuaier porque Fernando y Robot han iniciado su propio meta-brainstorming de ideas locas y súper divertidas. Finalmente, conseguimos su atención y concluimos que no pueden ser los monstruos anteriores pero que hay algo que no hemos tenido en cuenta: la ropa agujereada, además de al Monstruo de los dientes sucios también le gusta al Monstruo de la cama. ¡Y, al inicio del caso, encontramos cuentos tirados en la cama de los papás!

¡Qué nervios, qué nervios! Tenemos dos pistas sólidas que apuntan a un monstruo. Deberíamos volver a investigar la habitación de los papás por si se nos ha pasado algo.

hombre gritando emocionado de nervios

Nada más entrar, encontramos por todos lados ropa mordida (la magia del tramoyismo no tiene límites). Fernando y Robot están flipando: “¿Pero cómo puede ser si esto no estaba antes?”. Indiana les sugiere buscar otra vez por si hay algo más nuevo y, sin mucho esfuerzo, encuentran una huella… “¡VAMOS AL LABORATORIO!

  • Fernando y Robot: “Papi, tenemos miedo…”
  • Indiana y MacQuaier (mirada cómplice): “Venga, tomad unos caramelos anti-miedo.”
  • Fernando y Robot (mirada cómplice): “jijijijijijiji” (no se han dado ni cuenta, somos unos genios)

En el laboratorio confirmamos que se trata del Monstruo de la cama y que no le gustan las escobas así que cogemos una escoba cada uno y nos dirigimos a la batalla. Nada más entrar, el Monstruo de la cama nos espera y nos cuenta que ha escondido tres objetos por la habitación de Fernando y Robot y que tenemos que encontrarlo.

Vamos a su habitación. Por el camino, Fernando y Robot no paran de especular sobre qué serán y dónde estarán. Tras una minuciosa búsqueda, aparecen los tres juguetes que había escondido el monstruo.

¡Bien hecho, detectives! Caso cerrado… ¿o no?

  • Fernando y Robot: Pero… ¡no puede ser! ¡No hemos atrapado a ningún monstruo!
  • Indiana y MacQuaier: Eeeeh… ¿pero no es mejor no atrapar monstruos?
  • Fernando y Robot: No, no, ¡queremos atrapar al monstruo!

Volvemos a la habitación de los papás e iniciamos el ritual “Monstruito, monstruito, atrapado estás y asustar ya no podrás”. El monstruo sale de debajo de la almohada y vuela y vuela hasta entrar en el bote atrapa-monstruos.

¡Bien hecho, detectives! Caso cerrado… ¿o no?

Feliz día de la marmota otra vez

  • Fernando y Robot: Pero… ¿y el resto de monstruos?
  • Indiana y MacQuaier: ¿Qué resto de monstruos?
  • Fernando y Robot: Pues el de los secretos, los dientes sucios y el del despertador.
  • Indiana y MacQuaier: Ah, esos, ¿qué les pasa?
  • Fernando y Robot: Pues que no los hemos atrapado ¡y queremos atraparlos!
  • Indiana y MacQuaier: Ya, pero es que esos no eran, eran pistas falsas…
  • Fernando y Robot: ¡Queremos atraparlos!
  • Indiana y MacQuaier: Pero es que esto no va así, chicos…
  • Fernando y Robot: ¡¡Queremos atraparlos!!
  • Indiana y MacQuaier (una mirada es suficiente: lo tenemos perdido, pero puede molar mucho): ¡Venga, a por los que faltan!
  • Fernando y Robot: ¡¡BIEEEN!!

Lo que hacemos es ir yendo a las localizaciones anteriores, buscamos un poco, hacemos el teatrillo, encontramos la huella de cada monstruo, le hacemos salir y lo atrapamos en el bote.

  • Monstruo de la cama: bajo la almohada
  • Monstruo de los secretos: bajo los cuentos que había en la cama
  • Monstruo de los dientes sucios: bajo la ropa que contenían los cepillos de dientes
  • Monstruo del despertador: bajo el despertador

¡Bien hecho, detectives! ¡Caso cerrado! ¡¡A LA FIESTA DE LOS MONSTRUOS!!

CONCLUSIONES

Los niños son totalmente impredecibles. El hecho de que quisieran atapar monstruos a pesar de que en la primera partida fuera un problema, nos ha desconcertado. Pero, oye, ¡nos lo hemos pasado muy bien! El miedo… Bueno, vamos a hacernos los locos y a asumir que pasan mucho miedo…

NOTA PARA LA PRÓXIMATenemos que explicarles que no se trata de atrapar muchos monstruos sino de deducir cuál es el monstruo en cuestión en base a las pistas que vamos encontrando.

Tenemos que mejorar, pero lo debemos estar haciendo bien: ellos se divierten y piden más así que ¡a preparar la tercera!

Julia Iriarte (Juls)
Psicóloga, friki y madre de dos hijos, dirijo la web BaM! Ocio Alternativo Familiar, donde los juegos (de mesa, rol y videojuegos) forman parte de mi trabajo diario. Además, imparto formaciones y talleres a familias y docentes y soy psicóloga especialista en juego en Ludia Asesoras y en el estudio de diseño de juegos de rol y narrativos All the Little Lights. También soy socia fundadora de la Asociación Ludiversia, administradora en el grupo El Pequeño Rincón de los Juegos de Mesa y creadora y coordinadora de Efecto Lúdico, espacios donde compartir los múltiples beneficios de los juegos a nivel personal, pedagógico, motivacional y social.

5 COMENTARIOS

  1. Genial la narración y las ganas de jugar con los canijos.
    ¿Cuántos adultos estabais metidos en el ajo? ¿Cuando uno estaba con los canijos en una localización el otro ponía pistas, monstruos y demás en otra?
    Estoy preparando la primera partida par aun grupo de 4 o 5 niños de 4 años y lo mas difícil me parece mantener la tensión para que no se aburran. Supongo que partidas cortas y directas será lo mejor para que no se dispersen.

    • Hola, Raúl! El autor te contestará, pero efectivamente suelen “perpetrar” las partidas dos adultos. Para niños y niñas de 4 años, nuestra recomendacón es efectivamente que sean partidas cortitas y directas. Sin demasiado lío. Seguro que lo pasan fenomenal. Ánimo!

    • Hola Raúl!!

      Que guay que os animéis, ya verás cono lo pasáis muy bien.

      Cono dije Julia (que el gran Cthulhu la tenga en R’lyeh) las partidas las llevamos entre dos adultos.
      Mcuaier es el narrador y el detective veterano e Indiana es quien va preparando el escenario.

      Lo que hacemos es ponernos de acuerdo en la narración y en los momentos de distracción para que Indiana pueda preparar el siguiente escenario.

      Luego sale como sale y la improvisación se convierte en la protagonista, el narrador tendrá que inventar mucho para reconducir la partida mientras que el que prepara tendrá que ir tomando decisiones al vuelvo para tener todo listo sin que le pillen.

      Hemos hecho partidas con 4 niños y no difieren mucho de las narradas en BaM con dos niños así que es una buena aproximación.

      A veces hago alguna partida yo solo con los dos niños y en ese caso lo que mejor me funciona es dejar en sitios altos lo que va a ir en cada sala para evitar que ellos lo encuentren antes de tiempo y voy generando distracciones (he oído algo en esa habitación) para que se vayan lejos y yo preparo las habitación real. Eso sí son partidas más sencillas.

      Respecto al tipo de partidas te pongo el ejemplo de mi casa, Robot de 4 años disfruta de las partidas más directas y Fernando de 6 comienza a aburriste si que no se cono vamos a hacerlo ahora, pero cuando encontremos una solución te aviso 🙂

      Muchas gracias por comentar, que lo paséis muy bien y esperamos que nos contéis que tal os has ido!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:
Responsable: Julia María Iriarte Gahete + info
Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info
Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info
Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.
Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info
Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web bebeamordor.com + info