Hoy os traemos nuestro análisis de una producción bastante discreta que ha pasado sin pena ni gloria por nuestros cines hace poco: Wonder Park (El Parque Mágico), aún disponible en algunos cines. Lo cierto es que inicialmente no llamó nuestra atención, en gran medida por una campaña publicitaria desafortunada. La historia que nos venden es distinta a la que vamos a ver, obviando lo más importante.

Aquí tenéis el tráiler en castellano de El Parque Mágico:

No fuimos los únicos desmotivados: la recaudación global de la película apenas alcanzó para recuperar el presupuesto (sin contar lo invertido en publicidad). ¿Merecía la historia de June y su parque de atracciones pasar tan desapercibida? Pese a sus limitaciones, creemos que no.

EL PARQUE MÁGICO (WONDER PARK, 2019)

FICHA TÉCNICA

  • Título original: Wonder Park
  • Año: 2019
  • Edad recomendada: Todos los públicos (nuestra recomendación: 3+ años)
  • Duración: 85 min.
  • Dirección: Dylan Brown
  • Reparto: Brianna Denski, Matthew Broderick, Jennifer Garner, Kenan Thompson, Ken Jeong, Mila Kunis, John Oliver.

Poster película El Parque Mágico (Wonder Park)

Matizamos que, a partir de ahora, el artículo viene con un poco de “información extra” (no spoiler, porque ocurre en los primeros 15 minutos de la película), pero estamos seguros de que no os quitará las ganas de verla. Al contrario.

SINOPSIS

June es una niña llena de inteligencia e imaginación. Junto a su madre, dedica los días a crear atracciones para el Parque Mágico. Cuando se le ocurre una idea, la madre se la susurra al oído al mono Peanut, que se encarga de hacerla realidad en el parque.

A June no le bastará con imaginar: un día intenta montar una versión casera del Parque con la ayuda de todos los niños del barrio. La cosa acaba en desastre, con los vecinos reclamando por los varios destrozos en sus jardines.

Lejos de desmotivarla, los padres de June le aconsejan seguir adelante siempre con sus ambiciones pero, por favor, sin destruir la urbanización por el camino.

El Parque Mágico de June con pajitas

Con talento y creatividad desbordantes, June se pone manos a la obra para construir una inmensa maqueta del Parque Mágico que llenará toda la casa. Al poco tiempo y por desgracia, su madre enferma gravemente y debe marcharse lejos para buscar tratamiento. June se queda en una realidad oscura a la que no se siente capaz de enfrentarse.

Lo que June no sabe es que el Parque existe realmente. Si lo abandona, será destruido, junto a Peanut y el resto de las mascotas que lo han cuidado siempre.

POR QUÉ VERLA (O NO) CON NIÑOS

La inteligencia no es incompatible con la sociabilidad 

No es el primer personaje femenino tremendamente inteligente de la historia. Recordemos a la estupenda Gretchen de la Banda del Patio o a Hermione Granger, que no necesita presentación. Pero tal vez sea la primera vez que me cruzo con una niña que no tiene que sufrir por ello.

En los arquetipos clásicos, con independencia del género, destacar en una característica se compensa con una debilidad equivalente. Los cerebritos, que ahora llamamos nerds, han sido siempre en pantalla socialmente ineptos, cuando no directamente marginados.

June construye un vehículo con sus amigos en el Parque Mágico

Un personaje debe ser tridimensional con defectos que compensen virtudes, es cierto. Pero algunos recursos son ya anticuados y perezosos: ser guapo, fuerte o popular no significa ser descerebrado, ser listo no significa ser débil y torpe. Los personajes que pueblan este universo particular así lo muestran.

El estigma de los nerds no aparece por ninguna parte. Tanto June como su amigo Banky son dos niños muy inteligentes, incluso van de vacaciones a un campamento de matemáticas. Pero también son populares entre los niños de su barrio, que siempre están dispuestos a colaborar en las creaciones de June. Y más dispuestos aún a disfrutarlas.

Una protagonista feliz y con salud emocional 

El intelecto tampoco es incompatible con la salud emocional. June tiene una relación íntima y cálida con sus padres. Es una niña feliz. Lo destacamos porque se nos ha acostumbrado a que lo contrario es prácticamente inevitable cuando se mira el mundo a través de la inteligencia.

Incluso Banky, que está completamente enamorado de ella, no desfallece ni se siente mal por no ser correspondido. Y es que June ni piensa en ello: es una niña. Tenemos un ejemplo clásico de lo contrario en Los Simpson: siempre resultó triste y patético el amor de Milhouse por Lisa. Aquello era en clave de humor y tenía sentido en su contexto, pero los estándares están cambiando. Ya era hora.

June y su madre en El Parque Mágico

Un conflicto tan terrible como real

Esta historia no tiene un villano ni lo necesita. El conflicto aquí es mucho más cotidiano. Quizás, por eso, se recurre menos a él. Da miedo sentirlo cercano, sentirlo real: la madre de June enferma de gravedad.

Nuestra protagonista ha construido el Parque Mágico y su vida entera en íntima relación con su madre. Ahora deberá observar cómo ésta se va debilitando hasta tener que marcharse de casa para buscar un posible tratamiento. Eso sí, la naturaleza de su enfermedad nunca se precisa.

June construye su Wonder Park a vista de sus padres

El mundo de June queda en suspensión, incapaz de procesar la realidad de lo que está viviendo. Aunque su madre siempre le decía que ella era la magia del Parque Mágico, June no podrá seguir adelante sola con el proyecto. Por contra, se obsesiona con proteger la salud de su padre, en un intento de combatir la impotencia que siente.

Todo esto tendrá sus efectos en el Parque, que está siendo consumido trozo a trozo por la oscuridad (y un ejército de perversos monos de peluche).

Invasión de los monos de peluche

Ver la batalla interior de una niña que se enfrenta a una importante crisis familiar es algo tan sobrecogedor como necesario. Usar el vehículo de una fantasía animada lo hace más accesible para las mentes infantiles a las que está dirigida.

Como una montaña rusa

Y, hablando de ser accesible: resulta que sus 85 minutos se pasan volando. Tanto en su realidad cotidiana como en el Parque Mágico, las aventuras de June te mantienen pegado a la pantalla.

No hay parones incómodos ni cuando la carga dramática de la trama es mayor. Una duración bien ajustada para que la acción fluya incansable.

June y sus amigos animales en el Parque Mágico

CONCLUSIÓN

El Parque Mágico es un estupendo pasatiempo para toda la familia. Inspirador, divertido y con fondo para reflexionar. Dista de ser una obra maestra, aunque beba de varias.

Miyazaki ya nos habló en Totoro de unas niñas que sufren la enfermedad de su madre (aquí tenéis buenas películas de Ghibli para niños/as). Inside Out ya nos introdujo al fascinante mundo interior una chica preadolescente.

No por ser una aportación discreta a la historia del cine, sin embargo, resulta menos recomendable. Esperamos que la disfrutéis, aprovechando que, cuando se publica esta reseña, aún está en cines… ¡y que nos contéis qué os ha parecido!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:
Responsable: Julia María Iriarte Gahete + info
Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info
Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info
Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.
Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info
Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web bebeamordor.com + info