Una de las preguntas que más nos hacéis cuando hablamos sobre videojuegos es esta: ¿desde qué edad se puede jugar a videojuegos? La edad mínima para jugar a videojuegos no os la podemos decir tan clara como en el caso de algunos juegos de mesa que desde 2 años ya hay muchas opciones. Vamos a contaros qué opinamos al respecto.

EDAD DE INICIO DE LOS VIDEOJUEGOS

En primer lugar, está la duda sobre las pantallas en general, que vamos a tratar al principio. Después, la pregunta específica sobre la edad de inicio de los videojuegos.

Partimos de la base de que existen una serie de beneficios de los videojuegos tanto para niños/as, adolescentes o personas adultas comprobados por diversos estudios. Es decir, como sabéis, en esta web nos gustan los videojuegos y os aconsejamos que los tengáis en cuenta como forma de ocio en familia.

Pero también partimos de la base de algo muy importante: que jugáis en familia, como a los juegos de mesa. Comprar una consola para regalársela al niño o la niña y que “se entretenga” es una mala idea. Si compramos una consola es para:

  • Jugar y divertirnos en familia.
  • Estar presentes cuando juegan.
  • Interesarnos por lo que están jugando y les gusta.
  • Informarnos bien sobre los juegos que quieren jugar (antes de comprarlos o darles permiso)
  • Disfrutar del tiempo compartido.
  • Desde luego, no para que “se entretengan a solas”.

Una vez esto queda claro, vamos a hablar de distintas recomendaciones de edades de inicio para jugar a videojuegos.

beneficios de los videojuegos familia equipo

LAS PANTALLAS Y LAS RECOMENDACIONES DE LA AAP 

La primera pregunta que surge, antes siquiera de enfrentarnos a cuál es la edad recomendada para jugar a según qué videojuegos, es: ¿cuál es la edad mínima recomendada para colocarse delante de una pantalla?

Podéis echar un vistazo a este artículo del neuropsicólogo Álvaro Bilbao sobre las edades mínimas y las pantallas, para que veáis opiniones parecidas pero que pueden variar en algunas cuestiones. Nuestra referencia son las recomendaciones de la Academia Americana de Pediatría (AAP), que son estas:

  • Menos de 18 meses: evitar en la medida de lo posible la exposición a pantallas. Existe una única salvedad en esta recomendación: las videollamadas con familiares. 
  • De 18 meses a 2 años: A partir de los 18 meses aproximadamente, si queremos introducirles en medios digitales, se podría hacer con exposiciones muy breves, siempre acompañados/as para explicarles todo lo que ocurre y con programación de alta calidad. El ejemplo que suelen poner es contenidos tipo Barrio Sésamo. 
  • De 2 a 5 años: De nuevo, siempre con contenido de alta calidad pedagógica, se pueden exponer a pantallas con un máximo de 1h al día (si es menos, mejor). Y, por supuesto, con la compañía de una persona adulta. En este tramo podemos hablar de usar algunas apps de tablet sencillas, de buen contenido, como lo harían en el centro escolar. Ya más cerca de los 4-5 años también hay otros videojuegos party, musicales e incluso alguno de plataformas (más hacia los 5 años) que son interesantes ya de videoconsola, controlando siempre bien los tiempos. En otro artículo os hablaremos de los tipos y géneros de videojuegos que hay. 
  • Desde 6 años: A partir de esta edad son algo más laxos en la AAP y lo que sí restringen básicamente es la cantidad de tiempo. Se prefiere una exposición máxima de 2h al día (a pantallas en general). Aquí se pueden introducir también fácilmente videojuegos de videoconsola interesantes para sus edades, así como de tablet o incluso de ordenador.

videojuegos para niños navidad

ASPECTOS IMPORTANTES PARA JUGAR A VIDEOJUEGOS CON NIÑOS/AS

Pero, ¿es el tiempo y la edad lo más importante? Sin duda, no. Lo más importante siempre es la presencia e implicación de padres, madres, titos, etc. en la educación digital. Del mismo modo que ocurre con otras formas de ocio (juegos de mesa, lectura, patinaje, etc.), si queremos que se lleve a cabo de forma responsable, tenemos que educar y dar ejemplo responsable. 

Por ejemplo, para patinar o ir en bici con tus peques, te pones casco y rodilleras y no te pasas de un tiempo determinado para no acabar lesionada/o. Y coges una bici o patines de su tamaño. Y estás cerca de ellas/os, acompañándoles, porque no pueden hacerlo sin ayuda. 

Pues para jugar a videojuegos, es lo mismo. No puedes darle cualquier juego a cualquier persona a cualquier edad, ni dejarle a solas para que juegue. Es necesaria, repetimos, la presencia e implicación de la familia. 

Por último, y esto es algo esencial que repetiremos al final: siempre tiene que existir un equilibrio con cualquier otra forma de ocio. Si juega mucho a videojuegos, es importante que juegue también con otro tipo de juegos, que salga a la calle, que se mueva, que lea. Lo mismo si recurre demasiadas horas a la lectura. O si recurre demasiadas horas al deporte. Todo en la vida es equilibrio. En el ocio y el tiempo libre, también debe serlo.

¿CUÁL ES LA EDAD RECOMENDADA DE CADA JUEGO? EL PEGI Y EL ESRB.

En el caso de los videojuegos, la edad mínima recomendada de cada uno aparece prácticamente siempre marcada, y generalmente en la propia carátula del juego.

Hay dos tipos de marcadores que son los más reconocidos: el PEGI (europeo) y el ESRB (estadounidense). Ambos tienen el mismo objetivo: clasificar los juegos para la edad más adecuada en función del contenido o elementos que incluya el videojuego. 

Esta es la clasificación PEGI:

Esta sencilla clasificación numérica da a entender cuál es la edad mínima apropiada de un juego en todo lo relativo a su contenido, no en su dificultad. 

Vamos a ver esto en un ejemplo. El videojuego Captain Toad: Treasure Tracker (Nintendo) tiene PEGI 3. Es decir, es “blanco” en lo relativo a contenido (nada de miedo, nada de lenguaje soez, etc.). Sin embargo, el PEGI no marca la dificultad del juego a nivel de desarrollo evolutivo o cognitivo. A pesar de ser apto respecto a contenido para niñas y niños de 3 años, no lo es en cuanto a dificultad. Serán necesarios 4 o 5 años como mínimo para poder resolver el juego con cierta soltura (y aún requerirán ayuda).

El otro marcador es la clasificación ESRB. No existe una equivalencia exacta entre el PEGI y el ESRB, pero podría venir dada por una representación como la siguiente:

ESRB edad mínima inicio videojuegos niños

En cualquier caso, ambas clasificaciones vienen siempre acompañadas de una serie de descriptores de contenido que especifican los motivos por los que se ha decidido una edad u otra. 

Los descriptores de contenido que están asociados a una clasificación de ESRB vienen dados por textos que especifican cuáles son esos motivos. Por ejemplo:

descriptores de contenido edad mínima jugar a videojuegos

En este ejemplo, tenemos un ESRB de 10 o más años, por tener contenido de violencia (en formato cartoon, humor crudo, lenguaje moderado, temas sugerentes moderados y referencias al tabaco).

Estos son los descriptores de contenido que vienen asociados al PEGI, que vienen dados por imágenes:

descriptores de contenido de PEGI edad mínima jugar a videojuegos

CONTENIDOS DE VIDEOJUEGOS POR EDADES

En ocasiones, las clasificaciones de PEGI y de ESRB difieren, Sin embargo, por lo general, suelen tener criterios bastante comunes:

  • Todos los públicos (PEGI 3 / ESRB “E”): Se trata de contenido “blanco”, que no va a asustar de ningún modo a niñas/os y en general apto para todos los grupos de edad. En el caso del PEGI 3, se exige que no se contenga ningún tipo de lenguaje soez ni insultos. Tanto en PEGI 3 como en ESRB E, no obstante, se permite un mínimo de violencia de contenido fantástico o cómico. Por ejemplo, el juego Just Dance tiene esta clasificación porque no tiene violencia, miedo ni nada. Está en el recopilatorio que hicimos de videojuegos para jugar desde 4 años (edad que solemos recomendar de inicio como mínimo).

Jus

  • A partir de 7 años (PEGI 7 / ESRB “E”): En este caso, hablamos de juegos que pueden implicar escenas que, de algún modo, pueden dar miedo. Pero si son clasificadas con PEGI 7 normalmente es porque las escenas de miedo no son realistas o se basan en monstruos tipo cómico pero con cierto tamaño o sonido, y la pantalla puede ensombrecerse o el volumen de la música elevarse. También puede haber cierto grado de violencia implícita (nunca explícita) nunca detallada ni realista. Un juego que tiene PEGI 7 es, por ejemplo, The Legend of Zelda: Link’s Awakening (lo recomendamos en el mismo recopilatorio que Just Dance, para más mayores), ya que incluye cierta violencia implícita no realista.

  • A partir de 12 años (PEGI 12 / ESRB E 10+ / T): A partir de 10-12 años (según la clasificación), el contenido puede tener violencia un poco más gráfica hacia personajes de fantasía o bien violencia no realista hacia personajes humanos. El lenguaje soez pasa a ser leve y pueden existir casinos o apuestas, además de leves insinuaciones sexuales. El videojuego Fortnite es un ejemplo de videojuego a partir de 12 años. Es un videojuegos gratis que incluye cierta violencia no realista hacia personajes humanos y, ademas, se juega en línea. 

beneficios de los videojuegos Fortnite

  • A partir de 16 años (PEGI 16 / ESRB M): La clasificación a partir de 16 años o “Mature”, se aplica cuando existe un nivel de violencia o actividad sexual similar a la vida real. También puede haber drogas, casinos o apuestas y lenguaje mucho más incorrecto. Un ejemplo podría ser la saga de videojuegos de acción-aventura Uncharted (Naughty Dog), que efectivamente incluye temas ilegales, robos, violencia, etc. (aunque es una aventura muy entretenida a partir de determinadas edades):

videojuegos en familia edad mínima

  • A partir de 18 años (PEGI 18 / ESRB Ao): Suelen ser contenidos con violencia considerada brutal, sin motivo o hacia personas indefensas. Incluyen uso de drogas con alarde o actividad sexual explícita. Es importante limitar el acceso a estos videojuegos a menores de edad. El videojuego The Last of Us, por ejemplo, es un videojuego para personas adultas únicamente.

The Last of Us

CONCLUSIONES

Como podéis ver, hay un salto muy grande entre cada edad mínima recomendada de videojuegos. Sin lugar a dudas, merece la pena echar un vistazo a la clasificación para entender qué tipo de contenido nos vamos a encontrar cuando compremos o juguemos a un videojuego u otro. 

Por supuesto, hay clasificaciones con las que podemos no estar de acuerdo, ya sea porque nos parece que se han quedado por debajo en la edad o por encima. Y, además, existen edades donde las capacidades sociales, cognitivas y emocionales del niño, niña o adolescente pueden implicar estar más preparada/o para jugar que otras personas de su misma edad. 

Os recomendamos además echarle un vistazo a la página web “Ask about games”, una guía para consultar por distintos juegos para jugar en familia.

Como siempre, debe imperar el sentido común y, sobre todo, la información y la implicación de la familia. Cuanto más nos informemos y más hablemos de ello, seguro que todo irá mejor. 

¡Os deseamos grandes momentos jugando en familia!

Julia Iriarte (Juls)
Psicóloga, friki y madre de dos hijos, dirijo la web BaM! Ocio Alternativo Familiar, donde los juegos (de mesa, rol y videojuegos) forman parte de mi trabajo diario. Además, imparto formaciones y talleres a familias y docentes y soy psicóloga especialista en juego en Ludia Asesoras y en el estudio de diseño de juegos de rol y narrativos All the Little Lights. También soy socia fundadora de la Asociación Ludiversia, administradora en el grupo El Pequeño Rincón de los Juegos de Mesa y creadora y coordinadora de Efecto Lúdico, espacios donde compartir los múltiples beneficios de los juegos a nivel personal, pedagógico, motivacional y social.

3 COMENTARIOS

  1. No puedo estar más en desacuerdo con este artículo. Jugar a videojuegos no desarrolla ninguna destreza ni habilidad, excepto las propias para ese videojuego. Es decir, si juegas mucho al fornite, seras muy bueno en el fornite y ya.
    Por otra parte, la neurociencia desaconseja fervientemente alejar a los moños de las pantallas como mínimo hasta los 6 años, y hay gran cantidad de literatura y estudios (independientes) que lo aconsejan. No hay nada mejor para un niño que jugar con otros niños o adultos, observando su comportamiento, su rostro, sintiendo… Eso favorece su desarrollo y crecerá siendo un niño más listo y más sensible. Eso sí, cuesta más trabajo que enchufarlo a Pepa pig durante 3 horas

    • Hola José.

      Lo primero, muchas gracias por tu comentario.

      Sí que es cierto que hay investigaciones que dicen que solo se mejora para esa tarea, pero nos pasaría lo mismo si entrenáramos una tarea de un test cognitivo: mejoraríamos en la prueba por la mera repetición.

      De todos modos, tras cada una de las habilidades que hemos puesto en el artículo de Beneficios de los videojuegos (https://bebeamordor.com/2020/10/10/beneficios-videojuegos-ninos-adolescentes/), hay un artículo científico que lo sustenta y está enlazado ahí mismo. Si los quieres leer, no tienes más que pedírnoslos.

      Aún así, por supuesto, queda mucho por investigar.

      Lo mismo nos pasa con las recomendaciones de las edades y las pantallas. En general, las pantallas, cuanto más tarde, mejor. Pero este artículo está hecho para la gente que, sabiendo estas recomendaciones, prefiere emplear su tiempo de ocio en jugar a videojuegos. Para que tengan en cuenta una serie de recomendaciones.

      Si nos sigues, sabes que lo que queremos fomentar es el ocio en familia. Ahora, cada una, dependiendo de sus circunstancias, que elija los juegos de mesa, cocina, cómics, literatura infantil y juvenil, robótica… Lo que queremos es fomentar la diversión y el tiempo en familia.

      Gracias otra vez por haber dedicado tu tiempo en leernos.

      Un saludo.
      Ruth Cerdán.
      Psicóloga.

  2. Pienso que existe un momento para todo, y que en un principio hay que incentivar el juego y educación en formato físico para que se puedan adaptar y mejorar ciertas habilidades. Luego sí que se puede ir combinando para aprovechar las ventajas de ambos mundos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:
Responsable: Julia María Iriarte Gahete + info
Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info
Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info
Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.
Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info
Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web bebeamordor.com + info