Ya os he hablado de algún juego que, desde mi punto de vista, tiene un nombre desacertado. Hay otros nombres que son originales, pegadizos… Y, definitivamente, hay algunos nombres tan bien elegidos que, aunque sean una sola palabra, te dan pistas de las reacciones emocionales que vas a tener cuando los juegues. Sin lugar a dudas, Pajarracos de Zacatrus es de este último grupo. Y es que cuando eres un feliz granjero esmerado con tus frutales y tus vecinos te mandan sus oscuras aves a comérselos, la palabra más bonita que se te ocurre es, precisamente, esa… “¡Pajarracos!”.

PAJARRACOS

Cartas y caja Pajarracos

  • Jugadores: 3-6
  • Edad: 6+ (coincido, está bien estimada)
  • Tiempo: 5-10 minutos aprox. (yo diría 10-20)
  • Editorial: Zacatrus
  • Autor: Paco Yánez
  • Ilustrador: Pablo Tomás
  • Precio: 8€ aprox. en vuestra tienda friki de cabecera u online.

Paco Yánez vuelve a ponerse el sombrero de granjero. Ya nos trajo su Zampa la Granja, un juego de memoria muy original desde los 4 años, también ilustrado por Pablo Tomás. Al respecto de la estética, puedo decir que me encantan las ilustraciones de las cartas de Pajarracos: colores, diseño… todo. Aunque la caja es simpática, no le hace justicia a lo divertido y dinámico de la ilustración interior.

En este juego, Paco Yánez nos presenta un concepto con bastante más picardía y estrategia que aquel Zampa La Granja, lo cual lo hace apto para niños desde unos 6 años y adultos con ganas de enfrentamientos divertidos en partidas cortas. Eso sí, yo quizás matizaría lo que señalan en la caja como “un juego de estrategia y sana rivalidad“. Es posible que la palabra “sana” sea cuestionada por los jugadores que hayan recibido el ataque de los Gemelos Pajarracos (especialmente si ocurre al final de la partida). Quizás éstos la cambiarían por “malditos bichos del averno, os vais a enterar“.

Cartas frutas Pajarracos

CÓMO SE JUEGA

En Pajarracos el objetivo es ser el granjero con más frutas en nuestros frutales cuando se acabe el mazo de cartas. Los frutales son sencillamente cartas agrupadas de una misma fruta. Al inicio, se reparten 5 cartas a cada jugador y se deja el mazo de robo en medio. Por turnos, cada jugador podrá elegir entre:

  1. Bajar cartas de fruta
  2. Atacar con Pajarracos
  3. Defender con Espantapájaros.
  4. Cambiar de mano.

Al terminar dicha acción, el jugador debe reponer sus cartas hasta llegar a 5. Leed bien aquí las normas y ejemplos, que en el reglamento puede surgir alguna duda.

1. Bajar cartas de frutas. Se pueden bajar todas las cartas que se quieran siempre que sean de la misma fruta, ya sea ésta jugosa o no. Las frutas iguales se agrupan siempre en un mismo frutal, aunque se puede repartir entre un frutal propio y los de los otros granjeros. Las frutas especiales jugosas hacen que, en el turno en el que se bajan, si hay algún pajarraco en la mesa, estos se posan automáticamente en ese frutal. Si hay varios, el jugador que baja la carta, elige el pajarraco que se mueve. En el caso en que no haya ningún pajarraco al bajar la fruta, esta funciona como si fuera normal (se ve que se le seca el jugo).

Ejemplo: Si tengo 2 manzanas normales y 1 jugosa y tengo 1 pajarraco (haciendo maldades) en un frutal mío, bajaré las 2 normales a mi frutal de manzanas y 1 jugosa al frutal de manzanas de otro jugador, y llevaré al pajarraco a este último. 

Cartas especiales Jugosas Pajarracos

2. Bajar cartas de Pajarracos. En nuestro turno, podremos bajar tantas cartas de pajarracos como queramos y colocarlas en frutales de los vecinos. Si al terminar el turno del jugador afectado por el pajarraco (no el turno en el que se le coloca), éste no ha conseguido espantarlo, el cuervo se comerá una fruta, permaneciendo en el frutal hasta el turno en que se le espante o que se acaben todas las frutas. Los gemelos pajarracos funcionan de la misma manera, pero si al terminar el turno no se ha conseguido espantarlos, entre los dos se comerán el frutal entero, tras lo cual, se marcharán (con odio infinito por parte de el granjero expoliado).

3. Defender con Espantapájaros. En nuestro turno, podemos bajar una o más carta de Espantapájaros al frutal/es que queramos proteger de los pajarracos (individuales o gemelos). Hay dos opciones, hacerlo antes y hacerlo después:

  • Proteger: se coloca el espantapájaros en un frutal libre (propio o ajeno, ojo) y ya no podrá ser atacado, pero tampoco podrá crecer más.
  • Espantar: si ya tenemos pajarracos encima (u otro jugador), usamos un espantapájaros para espantarlo y, después, o bien contraatacar (desviar el pajarraco a otro frutal, lo cual descarta la carta), o bien descartar al pajarraco con el espantapájaros y realizar otra acción adicional.

Espantapájaros y Pajarracos

4. Cambiar de mano. Descartarse de tantas cartas como quiera (y luego, como en el resto, recuperar hasta 5).

¿Cuándo termina la partida? Cuando se acabe el mazo de robo, se juega con las de la mano hasta que un jugador se quede sin cartas o bien no pueda llevar a cabo una acción válida. La puntuación es la suma del total de cartas de fruta + el número de cartas del frutal con más frutas. Si hay empate, gana el que tenga más frutales.

HABILIDADES Y COMPETENCIAS

Aunque todos los juegos de mesa tienen beneficios para los niños, vamos a ver qué habilidades y competencias en concreto se trabajan más con este juego:

HABILIDADES MÁS ESPECÍFICAS

  • Pensamiento estratégico. El objetivo es tener el mayor número de puntos y eso es algo que hay que tener en cuenta en todo momento. Para ello, es necesario elaborar una estrategia de entre todas las posibles que nos permita alcanzarlo.
  • Flexibilidad cognitiva. Los demás jugadores pueden (y deben) alterar la consecución de nuestros objetivos. Hemos de adaptarnos a la nueva situación planteada y ser capaces de mostrar una solución alternativa al curso de acción que teníamos previsto.
  • Tolerancia a la frustración. Aunque en cualquier juego competitivo se trabaja esta capacidad, en el caso de juegos de “fastidiar” como este, para poder ganar es necesario no solo soportar la frustración si no también ignorar el potencial deseo de venganza para no perder de vista el objetivo.
Pajarracos y Gemelos Pajarracos
Aaaargghhh…

HABILIDADES MÁS GENERALES

  • Toma de decisiones. A pesar de que es un juego desde 6 años, las alternativas de estrategia que se plantean son muchas. En cada turno, siempre atendiendo a las cartas en mano, el jugador ha de tomar la decisión de qué curso de acción seguir: crecer, atacar, desviar, proteger, limitar, cambiar… Cada opción tendrá una consecuencia que deberemos asumir con responsabilidad sobre la misma.
  • Competencias sociales. Desde la interacción positiva de estar riéndonos en la misma mesa hasta la tolerancia a los piques generados, pasando por la clásica negociación para intentar no ser el jugador atacado. Pajarracos se trata, sobre todo, de un juego social.
  • Competencias matemáticas. Aunque para los adultos resulte fácil, para los niños no lo es tanto el llevar la cuenta de las frutas acumuladas, sumando las que tienen en el frutal más grande, restando las que les quitan los pajarracos y comparándolas con las de los otros granjeros.

Jugada mano

PAJARRACOS: CONCLUSIÓN

A pesar de que tuve que aclarar unas cuantas normas del reglamento y de que la frustración dirigida puede ser delicada en algunos niños, Pajarracos es un juego que me gusta más cuántas más partidas echo. Me gusta el concepto de los frutales y los pájaros del mal, y creo que encajan bien todas las cartas y acciones en la temática. A los gemelos pajarracos, eso sí, en algunas casas seguro que les reducirán el poder destructor o incluso los recluirán en una jaula antes de jugar.

Como he comentado, también me gustan mucho las ilustraciones de las cartas. Creo que los colores y los dibujos son muy acertados tanto para niños como para adultos filleros. Además, es un producto muy portable (realmente la caja es muy pequeña, está muy bien aprovechada y no pesa nada) y con un precio muy competitivo (a menos de 10 € la unidad).

Caja pequeña Zacatrus Pajarracos

Para muchos, se tratará de una versión simplificada de un Virus! con una temática bien implementada y más asequible en normas, para que niños más pequeños puedan explotar todas las opciones de estrategia en igualdad de condiciones con los mayores. También es interesante para niños que estén estudiando los temas del huerto en el colegio. Además, ¡en las normas se especifica que empieza el que haya comido fruta más recientemente! ¿Qué más podríamos desear para fomentar este sano hábito en los niños (y no tan niños)?

4.5/5 - (6 votos)
Julia Iriarte (Juls)
Psicóloga, friki y madre de dos hijos, dirijo la web BaM! Ocio Alternativo Familiar, donde los juegos (de mesa, rol y videojuegos) forman parte de mi trabajo diario. Además, imparto formaciones y talleres a familias y docentes y soy psicóloga especialista en juego en Ludia Asesoras y en el estudio de diseño de juegos de rol y narrativos All the Little Lights. También soy socia fundadora de la Asociación Ludiversia, administradora en el grupo El Pequeño Rincón de los Juegos de Mesa y creadora y coordinadora de Efecto Lúdico, espacios donde compartir los múltiples beneficios de los juegos a nivel personal, pedagógico, motivacional y social.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:
Responsable: Julia María Iriarte Gahete + info
Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info
Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info
Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.
Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info
Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web bebeamordor.com + info