¿Y si convertimos en sándwiches nuestros libros favoritos? No es una locura, es algo muy sencillo con lo que sorprenderemos a todo el mundo y que te voy a enseñar a hacer en un momento.

Solo necesitaremos rotuladores con tinta alimentaria comestible, que son ideales para escribir y decorar sobre superficies duras como puede ser el fondant, las obleas, chocolate blanco y, en nuestro caso, Tortitas de trigo.

¿Qué encontrarás en este artículo?

SÁNDWICHES PARA LEER

INGREDIENTES

  • Rotuladores alimentarios. Recomendamos estos.
  • Tortitas de trigo. Se pueden encontrar sin gluten de tapioca, maíz y quinoa
  • Relleno: Quesos, lonchas de pavo, lechugas, pates vegetarianos… En definitiva, lo que os guste dentro de un sándwich.

PREPARACIÓN

Lo primero, será que cortamos las tortitas formando rectángulos.

Podemos hornear las esquinas sobrantes, pintándolas con aceite, espolvoreándolas con algunas especies como cebollino, cayena, pimienta y añadiendo queso en polvo Así, tendremos unos nachos caseros.

Precalentamos el horno a 175º durante 10 – 12 minutos, vigilando, como siempre, para que no se nos quemen, hasta que tengan un tono dorado. Dejamos enfriar y adquirirán ese punto crujiente. Ideales para comer con salsas.

Volviendo con los sándwiches. Una vez, que tenemos los rectángulos, los doblaremos por la mitad y con los rotuladores dibujaremos la portada del libro.

Es fácil, hay libros con portadas muy sencillas o nos inventamos las nuestras.  Nos pareció divertido convertir en comestibles las sagas de los Juegos del hambre, El Señor de los anillos, Cazadores de Sombras y Harry Potter. 

Ahora hay que colocar los rellenos. Si usamos lonchas de diferentes productos nos quedaran como las paginas de un libro. Por ejemplo, diferentes quesos con pavo o lonchas veganas. También podemos usar lechugas, rellenos como patés y untables. Queda muy rico, es una merienda muy fresca, ideal para el verano o para realizar una cena ligera.

Es recomendable recortar los bordes, para que no sobresalgan los rellenos. Si el sándwich es grueso, podemos escribir en el lomo el nombre del libro.

Podemos inventar libros o dibujar las portadas de los del colegio y disfrutar mordiendo esa asignatura que nos pone contra las cuerdas. En fiestas temáticas es una manera de añadir sándwiches y que sean originales.

Pero también es una manera divertida de preparar un club de lectura con los más pequeños, leemos El pollo Pepe, dibujamos la portada con ellos y la comemos. O si somos más mayores quedar para tomar té y discutir sobre Cazadores de sombras mientras devoramos la portada de nuestro tomo favorito.

Extra: el poder escribir en las tortitas con los rotuladores nos permite también jugar a ser espías, o jugar al rol y comernos las misiones o las pistas.

Y tú, ¿qué libro te comerías?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:
Responsable: Julia María Iriarte Gahete + info
Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info
Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info
Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.
Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info
Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web bebeamordor.com + info